Archivos para agosto, 2012

Cita 5: “Comencé a literalmente vengarme de mi hermano, estaba constantemente chismeando de él con mis amigos y con mis padres para crear una mala imagen de él, ya que tenía resentimiento contra él por haber creído que él fue quien hablaba mal de mi, y no mis compañeros, así que hice comencé a hacer eso, hablar mierda de él.

Hubo un tiempo en que suprimí todo esto a través de fumar MJ, ya que creé un punto de comunicación por tal interés en común, en donde usaba la MJ – dinero, como herramienta para manipular mi realidad y hacer como si todo estuviese OK.”

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido hablar chisme de mi hermano como intento de crear una mala imagen sobre el, por haber creído que el estaba chismeando sobre mi, sin haberme dado cuenta de que lo único que estaba logrando en mi intento de ego-venganza era alimentar la fricción con mi hermano, y asimismo sin haber considerado que tal creencia era simplemente una justificación para buscar un por qué en vez de realmente ver cómo es que me tomaba personal cuando mi hermano me hacía callar/insultaba, y sin haberme dado cuenta de que no tiene ningún sentido el crear una mala imagen como la intención de crearle experiencias negativas a mi hermano, sin haberme dado cuenta de que la única consecuencia de una experiencia negativa sin conocernos a nosotros mismos, es buscar la supresión a través del opuesto, y por ende estaba simplemente perpetuando y participando en la ego-guerra, y por ende me doy cuenta de cómo es que aquello que experimentamos en nuestra realidad es nuestra propia creación a través de las decisiones que hacemos, en donde realmente hemos estado existiendo sin dirección alguna, simplemente persiguiendo la posición del más fuerte y más feliz, sin considerar aquello de lo cual escapamos, nuestro miedo, y ya como consecuencia de tal miedo comenzamos el viaje de la ceguera energética, creando experiencias negativas, y yendo tras su opuesto una y otra vez – es hora de que nos detengamos, el verdadero valor de la Vida es la Vida en si misma, y comprendiendo y aplicando este principio, podemos crear un mundo como lo que es mejor para todo y todos como quienes somos como lo físico, VIDA.

En el momento y cuando me veo juzgando a una persona a través de mis pensamientos – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me asisto a mi mismo a ver cómo es que creé tal punto de juicio, al momento de separarme a mi mismo a través de juicios proyectados en algo o alguien, y asimismo me doy cuenta de que hablar chismes de los demás es claramente dejarse llevar por tales juicios, lo cual es completamente inaceptable ya que la única consecuencia es desigualdad y separación como reacción, es decir, significa un apoyo a crear o potenciar más miedos de aquel que escucha y aquel que es víctima del chisme.

Me comprometo a mi mismo a detener todo chisme hacia algo o alguien, permaneciendo en y como el respiro al momento de verme juzgando a través de pensamientos, y asimismo a caminar todo juicio en perdón a uno mismo, y dentro de esto, a mostrar que todo chisme que hagamos de algo o alguien en realidad refleja cuan descontentos estamos con nosotros mismos, ya que si juzgamos a una persona es porque algo que hace o dice aparentemente nos molesta, y aquello que nos molesta es justamente aquello que creímos que existía dentro y como nosotros mismos y que de tal creencia entonces temimos que fuese así por ende hay otra manera de realmente detener nuestros miedos, y es tomando responsabilidad de cada uno de nuestros juicios, caminándolos en perdón a uno mismo, deteniendo nuestra participación a través del respiro como la decisión de cambiar – qué decidiremos?

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido a mi mismo usar la MJ/dinero como un punto de manipulación de la realidad para crear una situación/experiencia de ‘todo está bien’ con mi hermano, y así poderme comunicar con el por creer que con la MJ como interés en común entonces podría detener los insultos y/o minimizaciones de mi hermano hacia mi, sin haberme dado cuenta de que ni siquiera se trata de detener los insultos/minimizaciones de otros hacia mi, sino que ver cómo es que me puedo tomar personal tal insulto/minimización, y por ende lo que realmente podemos detener son las creencias y miedos que tenemos sobre nosotros mismos como combustible para nuestro ego e interés personal, y en donde a través de tal interés personal usamos el dinero como cetro de poder para parchar tales creencias/miedos, lo cual es de hecho la búsqueda de la felicidad en otra de sus dimensiones, y asimismo cómo es que manipulamos a los demás a través de las drogas, ya que somos conscientes de la adicción a las drogas, y que de hecho nuestra mentira más común es ‘no soy adicto, puedo dejarla cuando quiera’, lo cual es claramente un punto de defensa del ego para no mostrar lo que en realidad está sucediendo, es decir, somos totalmente influenciables al momento de ir tras una experiencia positiva en separación de uno mismo, y que claramente haremos todo lo posible por llegar ello, sin realmente considerarnos a nosotros mismos estando aquí respirando y entendiendo que aquello que nos impulsa a buscar tales experiencias positivas es sino el MIEDO a tener que enfrentar experiencias negativas, las cuales son las consecuencias de nuestra propia separación, y de hecho, la separación en si misma a través de experiencias energéticas, y así es como usamos a nuestro beneficio solamente el dinero y drogas para crear una experiencia de ‘todo está bien’ a través de manipular el comportamiento de otros sin una consideración de todo y todos por igual como vida, sino que como meros objetos para alcanzar aquello que deseamos, como una indicación de aquello que tememos, por ende es hora de terminar el abuso que hemos hecho a través de buscar la felicidad como completar/llenar nuestros deseos y voluntades, y realmente levantarnos como la voluntad de vivir en consideración de uno mismo como uno e igual como lo que es mejor para todo y todos por igual en cada momento de respiro.

En el momento y cuando me veo considerando usar intereses en común como un punto de buscar agradar a otra persona – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que abuso de las palabras al momento de usarlas como medio para ‘manifestar’ una experiencia positiva de agrado, ya que al momento de usar intereses en común para crear un punto de comunicación, ya no es interés en común, sino que interés personal para buscar ego-seguridad, y dentro de esto me doy cuenta de que la única seguridad que todos tenemos por igual es que estamos existiendo aquí.

Me comprometo a mi mismo a detener todo punto de búsqueda de agrado y comunicación por intereses en común, estando aquí en y como el respiro consciente de todo pensamiento, y tomando responsabilidad de cada uno de los pensamientos como búsqueda de reconocimiento, atención, importancia, agrado, y comunicación, y asimismo a mostrar cómo es que buscamos la ilusión de ser importante o agradable o reconocido a través de establecer relaciones en separación de uno mismo de acuerdo a aquello que nos gusta/disgusta, y en donde claramente buscamos tal ‘compatibilidad’ para asegurarnos que no tendremos que enfrentar aquello que nos disgusta, es decir, aquello que tememos, y que claramente inevitablemente es lo que sucede, cuando comenzamos a conocer realmente a la persona y la ilusión que habíamos creado de tal persona comienza a derrumbarse, y que repetimos una y otra vez el mismo patrón sin realmente cuestionarnos y por ende darnos cuenta de cuan pequeña es la esperanza de no tener que enfrentar nuestros miedos, ya que nuestros miedos somos nosotros mismos, y no hay manera de escapar de nosotros mismos, las consecuencias de nuestros miedos son inevitables, ya que las hemos programado deliberadamente, si nosotros mismos no tomamos responsabilidad de nosotros mismos, nadie ni nada lo hará por nosotros.

Parte final en el siguiente post… Disfruten.

via Blogger http://vidaunoeigual.blogspot.com/2012/08/dia-81-el-abuso-mediante-el-chisme-y-el.html

Anuncios

Cita 4:”Y bueno, luego de un tiempo nos cambiamos de colegio, y quedamos en distintos cursos, entonces cuando nos dijeron que estaríamos en distintos cursos realmente me sentí aliviado y feliz ya que por fin se terminaba la tortura como experiencia negativa que había creado en cuanto a que mi hermano me haga callar frente a mis compañeros – lo cual no terminó de hecho, ya que en casa las cosas seguían igual – lo que sea que hablase con mis padres o en la mesa, activaba una y otra vez el mismo personaje, aunque la diferencia estaba en la dimensión de imaginación, ya que imaginaba a mis padres retándolo, y deseaba que lo regañen, y si lo hacían me sentía feliz.”

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido sentirme feliz y aliviado por no tener que enfrentar la situación de mi hermano haciéndome callar frente a mis compañeros al haber quedado en distinto curso que el, sin haber considerado de que en realidad no estaba solucionando el problema, sino que simplemente suprimiéndolo a través de un punto de no enfrentar la consecuencia de creerme estúpido, y que de hecho, tal experiencia claramente no perduró, ya que la consecuencia de creernos estúpidos es uno mismo, y por ende no hay manera de escapar de tal consecuencia, y así lo único que realmente logramos al crear una experiencia de felicidad al no tener que enfrentarnos a nosotros mismos, es cada vez más acumulación de resistencia a nuestro propio miedo de ser estúpidos, y que justamente este tipo de experiencias muestran el cómo realmente buscamos experiencias positivas para escapar de lo que realmente está sucediendo dentro y como nosotros mismos, que es un punto de qué nos creemos a nosotros mismos ser, y cuál es la consecuencia de tal creencia como ego, en donde claramente la consecuencia la podemos ver en cada momento de respiro como quienes somos, y que por mucho que busquemos, siempre estamos aquí, por ende es inevitable tomar responsabilidad.

En el momento y cuando me veo feliz y/o aliviado por ver una aparente solución a aquello que me ‘molesta’ – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no soluciono nada con generar una experiencia al momento de ver una aparente solución, ya que tal solución es en realidad una supresión para no ver qué creencia y miedo creé de mi mismo, y por ende no me apoyo a mi mismo a ver cómo es que me he diseñado a mi mismo a través de creencias y miedos al suprimir el verdadero origen de quien soy como la mente a través de experiencias positivas, por ende:

Me comprometo a mi mismo a detener toda experiencia de felicidad y alivio, entendiendo que tal felicidad y alivio sólo puede ser generado de su experiencia opuesta, y por ende ver de qué manera creé una experiencia positiva, y dentro de esto, a mostrar que toda felicidad y/o alivio que tengamos en realidad muestra nuestros miedos y creencias de nosotros mismos, ya que si realmente entendemos quienes somos en y como el respiro simplemente no hay una experiencia o creencia que nos dirija, sino que nosotros mismos como el respiro aquí como principio directo de uno mismo.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido imaginar a mis padres regañando a mi hermano por hacerme callar/insultarme, sin haberme dado cuenta de que en realidad me insultaba a mi mismo al tomarme personal las palabras de mi hermano, en donde claramente la única manera de tomarnos personal aquello que nos dicen es al creerlo real, asimismo el imaginar a mis padres regañándolo es claramente un punto de interés personal para conseguir una posición de superioridad al tomarme personal el insulto como minimización, por ende me doy cuenta de cómo es que literalmente utilizamos a nuestros padres para que defiendan nuestro ego y así podamos tener una posición de superioridad para minimizar a otros y salir aparentemente invictos, cuando en realidad nos habíamos tomado personal un insulto o palabras de un ser como indicación de nuestras propias creencias y miedos sobre nosotros mismos.

En el momento y cuando me veo buscando una posición de superioridad sobre alguien a través de mi imaginación – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me asisto a mi mismo como uno e igual al momento de buscar una posición de superioridad, ya que en no hay igualdad en la polaridad de inferior/superior, y que asimismo tal búsqueda es sino la supresión de mis propias creencias y miedos sobre mi mismo, y por ende no tiene sentido escapar de algo que ni siquiera es real – una creencia.

Me comprometo a mismo a detener todo punto en el cual me tomo personal las palabras/acciones de una persona/animal, tomando tales puntos que me tomo personal y caminándolos en perdón a uno mismo para ver cómo es que me puedo tomar personal tales puntos, en términos de qué me creí a mi mismo ser, para tomarme personal tal palabra/acción, y dentro de esto a mostrar que todo aquello que nos tomamos personal es en realidad la indicación de nuestros miedos y creencias sobre nosotros mismos, y por ende que ignorar tales reacciones no va a solucionarnos a nosotros mismos, sino que nosotros mismos tenemos que tomar responsabilidad de nosotros mismos a través de perdón a uno mismo, y levantarnos en y como la corrección a través de una declaración correctiva y aplicarnos a nosotros mismos prácticamente a través de y como un compromiso, una decisión, punto por punto, respiro a respiro.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido desear que regañen a mi hermano por insultarme/hacerme callar, sin haber considerado que al buscar que lo regañen no estaba solucionando absolutamente nada, sino que simplemente participando en la guerra de las ego-reacciones, y entonces no vi que simplemente estaba persiguiendo una posición de ‘el más fuerte’ para ganar la ego-batalla, sin una consideración de quién soy al momento de desear una posición de superioridad en una discusión o reacción, lo cual es claramente una creencia de mi mismo como ridículo/estúpido, por ende me doy cuenta de que deseamos no enfrentarnos a nuestras propias creencias por temer las consecuencias de nuestros miedos, en donde claramente no consideramos la validez de tales creencias, sino que las creemos ciegamente, y así es como comenzamos nuestra ego-búsqueda, para crear un ser aparentemente superior, o seguro, o poderoso, por habernos creído a nosotros mismos ser justamente lo contrario, sin haber considerado que estamos todos aquí como uno e iguales y que la verdadera seguridad está en y como el respiro.

En el momento y cuando me veo deseando que una persona sea insultada/minimizada – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me considero a mi mismo como uno e igual al momento de buscar la superioridad a través de la minimización de una persona, y que asimismo no me apoyo a mi mismo a ver mi propia creencia minimizadora de mi mismo al momento de reflejar tal minimización fuera de mi.

Me comprometo a mi mismo a detener todo deseo de quedar como ‘más que alguien’, caminando todo miedo y creencia de mi mismo como combustible para buscar tal superioridad, y dentro de esto, a mostrar que lo único que logramos al desear ser más que alguien o algo, es simplemente abuso a uno mismo como lo físico ya que en tal búsqueda no puede haber una consideración de uno mismo como uno e igual como VIDA, y que de esta manera escondemos nuestros miedos en nombre del deseo para no vernos y enfrentarnos a nosotros mismos.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido sentirme feliz al momento en que mis padres regañan a mi hermano, sin haberme dado cuenta de que poner la felicidad en un punto de separación de uno mismo como que regañen a mi hermano/hermana, es realmente suprimirnos a nosotros mismos para realmente comunicarnos y ver qué es lo que hemos hecho, dentro de lo cual me doy cuenta de cómo nos reusamos a no participar en la ego-guerra, ya que buscamos inherentemente superioridad en todo y cuanto hacemos/decimos/pensamos, y por ende en nuestras mentes somos nuestros propios dioses con libre albedrío, sin darnos cuenta de que sólo hay dos decisiones: honestidad como uno mismo – deshonestidad como uno mismo, y así claramente hemos elegido deshonestidad como uno mismo para no enfrentarnos a nosotros mismos y buscar algo más en vez de entender y darnos cuenta de que somos todo y cuanto existe aquí, y que por ende todo y cuanto existe aquí es nuestra responsabilidad.

En el momento y cuando me veo feliz al momento en que aquello que quería/deseaba sucede – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no considero aquello que es mejor para todos al momento de dejarme llevar por una experiencia positiva como indicación de un punto de interés personal, y que suprimo mi sentido común al dejarme llevar por la felicidad de mis deseos cumplidos/manifestados.

Me comprometo a mi mismo a detener toda experiencia de felicidad, considerando si aquello que deseo/quiero realmente me apoya a mi mismo como uno e igual  por ende a la vida en igualdad, y si realmente es lo que es mejor para todos por igual, y dentro de esto, a mostrar que la felicidad es la venda que ponemos a nuestros ojos para no considerar a todo y todos como iguales como vida, sino que enfocándonos en nuestra propia ego-satisfacción positiva, y que justificamos tal felicidad como algo que aparentemente nos hace estar más vivos, sin darnos cuenta de que nos matamos uno a otros y a nosotros mismos buscando constantemente una experiencia positiva sin realmente considerar aquello que nos beneficie a todos por igual, y que en unicidad e igualdad no puede existir alguien o algo que sea más o menos, por ende la decisión frente a nosotros es de renunciar a nuestro interés personal y tomar responsabilidad de las consecuencias que hemos manifestado en y como este mundo y como nosotros mismos.

Continuará… Respiro.

via Blogger http://vidaunoeigual.blogspot.com/2012/08/dia-80-escapando-de-los-miedos-la.html

Cita 3: “Las primeras veces simplemente se quedaba en la reacción, pero claramente ello tuvo consecuencias – realmente comencé a sostener el miedo a hablar frente a mi hermano, y a odiarlo de hecho, ya que, que me hiciera callar él era como algo horroroso, es decir, ‘eres mi hermano, cómo puedes hacerme esto’, ‘eres un imbécil’, y simplemente intentaba hablarle para crear un punto de comunicación y por cómo hablaba, creía que me despreciaba – así que eventualmente dejé de hablarle.”

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido asociar la memoria de mi hermano haciéndome callar como algo horroroso con y como una carga energética negativa, en separación de uno mismo.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido temer hablar frente a mi hermano, sin haber considerado quién soy al momento de temer hablar frente a mi hermano, como temor a quedar en ridículo, y dentro de ello entonces temor a ser inferior por creer que mis palabras son estúpidas, sin haberme dado cuenta de que quien soy en cada momento aquí es uno mismo respirando aquí como uno e igual a y como todo y cuanto existe aquí, por ende no hay posibilidad de quedar en ridículo como una posición de inferioridad ya que en cada momento de respiro somos uno e iguales, por ende me doy cuenta de cómo es que tememos hablar al creer que somos estúpidos, y así creyendo que simplemente haremos el ridículo, en donde no nos consideramos a nosotros mismos como uno e iguales y entonces nos dejamos llevar ciegamente por nuestro ego como la creencia de nosotros mismos siendo inferiores.

En el momento y cuando me veo temiendo hablar frente a una persona por miedo a quedar en ridículo – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me considero a mi mismo como unicidad e igualdad como Vida al momento de creer que puedo quedar en ridículo por mis palabras, ya que lo realmente ridículo es limitarme deliberadamente a mi mismo como expresión de uno mismo.

Me comprometo a mi mismo a expresarme a mi mismo en cada momento de cada respiro, y detener toda limitación de mi propia expresión, a través de aplicarme a mi mismo en y como el respiro y tomando responsabilidad de toda y cada una de las limitaciones de mi expresión, y dentro esto, a mostrar que somos nosotros mismos quienes nos limitamos a nosotros mismos a través del miedo, en donde tal miedo surge por una creencia de nosotros mismos como punto de minimización de uno mismo, y que para detener tal limitación es requerido primeramente detener la supresión de tal limitación como la búsqueda de la felicidad, y tomar responsabilidad tanto de la búsqueda de la felicidad, como de la minimización de uno mismo.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido odiar a mi hermano por no apoyar mi personaje estrella por hacerme callar, sin haberme dado cuenta de que me apoyo a mi mismo al momento de ver cuales son las consecuencias de buscar atención y reconocimiento por creernos a nosotros mismos ser estúpidos y buscando entonces importancia para suprimir nuestra aparente estupidez, y que entonces el odio es sólo mero berrinche mental para no ver qué es lo que realmente está sucediendo por creernos a nosotros mismos ser inferiores, y entonces me doy cuenta de cómo es que buscamos atención y reconocimiento al momento de creernos a nosotros mismos ser estúpidos, compitiendo con nuestra propia creencia en vez de darnos cuenta de que la verdadera estupidez es creer que podemos ser inferiores, y que de tal creencia entonces nos creemos a nosotros mismos ser inferiores y comenzamos nuestra búsqueda de superioridad sin cuestionar nuestro partida, y creando nuestra propia burbuja ilusoria-mental llamada interés personal, para cubrir y suprimir aquello que creímos de nosotros mismos para comenzar esta búsqueda de abuso y destrucción, y así ignorar nuestros miedos a través de experiencias de superioridad y aparente seguridad por dinero, importancia, reconocimiento, y/o fama.

En el momento y cuando me veo odiando a alguien por no apoyar mi búsqueda de importancia/reconocimiento – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me apoyo a mi mismo a tomar responsabilidad de mis propias creencias al momento de armar un berrinche mental-energético por no encontrar importancia y reconocimiento de lo que hago ya que claramente la única manera de buscar importancia y reconocimiento en separación de uno mismo es creyéndome el opuesto, es decir, estupidez.

Me comprometo a mi mismo a detener mi búsqueda de importancia y reconocimiento, apoyándome a mi mismo a través de tal búsqueda a ver quien soy en tal búsqueda de importancia y reconocimiento, y dentro de esto, a mostrar que la única manera de buscar importancia y reconocimiento es creyéndonos a nosotros mismos ser nada o inferiores, en donde si detenemos tal creencia de nosotros mismos, entonces podemos vernos como uno e iguales como importancia y reconocimiento como Vida como uno mismo, y que la única manera de hacerlo es tomar responsabilidad por todo y cuanto hacemos, decimos, sentimos, y pensamos, y corrigiendo cada punto en consideración de lo que es mejor para todos por igual como vida.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido – en el momento en el que mi hermano me hace callar – existir en y como el backchat ‘eres mi hermano, cómo puedes hacerme eso’, sin haberme dado cuenta de que mi hermano es mi hermano por genética, y que que lo sea no implica que tenga que complacerme en mi búsqueda de importancia y reconocimiento, en donde claramente entonces estaba usando la palabra hermano para mi propio interés personal de tener una vida feliz de importancia y reconocimiento, en donde entonces claramente no hay una consideración de uno mismo como uno e igual a y como todo y todos en esta existencia, sino que simplemente la manipulación en nombre del amor y hermandad para ser apoyado en mi Hollywood mental de personajes, y por ende intentando controlar lo que haga mi hermano, en donde claramente no hay una consideración libre expresión de y como uno mismo, sino que toda una biblia moral de reglas de hermandad para asegurarnos mutuamente que jodemos con nosotros mismos buscando superioridad y felicidad para suprimir nuestros miedos, y entonces me doy cuenta de que manipulamos a nuestra conveniencia la palabra familiar, conectándola con moralidad basada en nuestro propio interés personal, en donde tales reglas morales son sino el intento de asegurar que un familiar no va en contra de nuestra búsqueda de superioridad, y así armando berrinches mentales al momento de que una de esas reglas es pasada a llevar, en donde tales reglas son sino el interés personal que programamos a través de las creencias que tenemos de nosotros mismos como algo o alguien inferior, y por ende buscando superioridad para aparentemente dejar de ser inferiores, sin realmente darnos cuenta de que nunca lo fuimos, y de que no hay manera de ser inferior ya que somos uno e iguales en y como la Vida.

En el momento y cuando me veo en y como el backchat ‘eres mi hermano, como puedes hacerme eso’ – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me apoyo a mi mismo a darme cuenta de quién soy tras cada acción, palabra, y pensamiento al momento de culpar a otros por mi propia responsabilidad, y que realmente no me estoy considerando a mi mismo como uno e igual a y como todo y todos al momento de crear reglas morales a favor de mi interés personal en relación a familiares.

Me comprometo a mi mismo a detener todo punto en el cual culpo a algo o alguien, viendo quién soy en y como tal punto en el cual culpo en cuanto a qué creencias y qué miedos tengo, y qué personaje encarno en y como tal punto, y dentro de esto, a mostrar que culpamos a los demás al momento en que no queremos ver realmente qué está sucediendo dentro y como nosotros mismos, para así asegurarnos que no estamos cambiando y enfrentándonos a nosotros mismos como nuestros miedos y creencias de uno mismo.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido juzgar a mi hermano como imbécil por no apoyar mi búsqueda de importancia y reconocimiento, sin haber considerado que somos uno e iguales por ende tal término imbécil como minimización de alguien o algo es totalmente un punto de abuso a uno mismo como aceptación y permisión de que tal posición de inferioridad exista, en donde claramente simplemente reflejamos en otro aquello que creemos de nosotros mismos, y que por ende el juicio fue hacia mi mismo por buscar importancia y reconocimiento por haberme creído estúpido, y entonces me doy cuenta de cómo es que intentamos colocar nuestra creencia y juicio sobre nosotros mismos hacia y en los demás para separarlo de nosotros mismos y suprimirlo a través de una búsqueda de superioridad, a través de juzgar y creer a los demás como inferiores.

En el momento y cuando me veo juzgando a una persona por no apoyar mi búsqueda de importancia y reconocimiento – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no considero mis propias creencias y juicios sobre mi mismo al momento de juzgar a otros por no apoyar la supresión de mis propias creencias y juicios, y que por ende no me doy la oportunidad de conocer tales creencias y juicios sobre mi mismo y darme cuenta de qué está sucediendo dentro y como uno mismo.

Me comprometo a mi mismo a detener todo juicio hacia algo o alguien por no apoyar mis personajes, invirtiendo todo juicio hacia mismo y caminando quién soy en tal juicio a través de perdón a uno mismo, declaración correctiva, y compromiso de y como uno mismo, y dentro de esto, a mostrar que aquello que juzgamos de algo o alguien es realmente un juicio que tenemos de nosotros mismos y que hemos decidido no ver a través de buscar justamente el opuesto de tal juicio, y así es como nos programamos a nosotros mismos a existir en y como polaridad como energía como la mente.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido buscar comunicación con mi hermano de un punto de partida de esperar una experiencia positiva de tal comunicación, sin haber considerado la comunicación como expresión de uno mismo en y como el momento en donde buscar una experiencia no tiene lugar, ya que claramente buscar una experiencia de ello es separación de uno mismo como expresión de uno mismo y por ende la supresión de expresión de uno mismo usando las palabras y tonalidad y gestos como un medio para obtener tal experiencia positiva.

En el momento y cuando me veo esperando una experiencia positiva al comunicarme con una persona – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me apoyo a mi mismo a estar aquí constante en y como el respiro al momento de buscar un resultado como experiencia positiva en separación de uno mismo, y que la única consecuencia de esperar una experiencia positiva de la comunicación es de hecho dar lugar a la experiencia negativa para que exista, y entonces no me considero a mi mismo como la palabra viva al usar las palabras y mi expresión para conseguir una experiencia positiva.

Me comprometo a mi mismo a detener toda expectativa de la comunicación con una persona, estableciéndome a mi mismo aquí en y como el respiro al comunicarme en consideración de lo que es mejor para todos por igual, y dentro de esto, a mostrar que nos separamos de las palabras vivas al momento de usar las palabras y nuestra expresión para conseguir una experiencia positiva, y que de tal búsqueda entonces creamos una expectativa como proyección del futuro de cual va a ser el resultado de nuestra conversación, y así la decisión frente a cada uno de nosotros es detener las expectativas y comenzar a expresarnos aquí en y como el respiro en y como cada momento.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido dejar de hablarle a mi hermano por creer que me desprecia, sin haberme dado cuenta de que el verdadero desprecio es creerse a uno mismo despreciable, ya que no hay una consideración de unicidad e igualdad como Vida como uno mismo, sino que la creencia de ser menos que el mundo, sin darnos cuenta de que estamos todos aquí en esta Tierra como la manifestación de la Vida, y que por ende quienes somos es la Vida en si misma, y que hemos abusado de la Vida como nosotros mismos al habernos creído a nosotros mismos ser menos que el mundo, en donde en tal punto de separación de nosotros mismos como unicidad e igualdad como Vida entonces nos aceptamos y permitimos ser la Mente, y por lo tanto la decisión frente a cada uno de nosotros es tomar responsabilidad por nuestra decisión primaria de separación y abuso de uno mismo, comprendido y corrigiendo todo aquello que hemos aceptado y permitido.

En el momento y cuando me veo no hablándole a una persona por creer que me despreciará – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me apoyo a mi mismo a expresarme a mi mismo en y como  unicidad e igualdad incondicional al momento de limitar la comunicación con la creencia de que seré despreciado, ya que mi responsabilidad reside en mostrar a los demás como uno mismo cómo es que podemos vivir de acuerdo a y como lo que es mejor para todo y todos en unicidad e igualdad como la Vida.

Me comprometo a mi mismo a detener toda expectativa de los demás, expresándome a mi mismo dentro y como el respiro y deteniendo toda reacción en la comunicación a través del respiro y un proceso de corrección de todo y cada punto en donde limite mi expresión de unicidad e igualdad, y dentro de esto, a mostrar que la expectativa es simple limitación de uno mismo para no expresarnos a nosotros mismos y así permanecer en silencio evitando una aparente experiencia negativa, en donde tal experiencia negativa en realidad la creamos nosotros mismos al reaccionar, y que por ende podemos caminar nuestras reacciones y expectativas y corregirlas en consideración de lo que es mejor para todos como soluciones prácticas en y como el momento como expresión de uno mismo.

Continuará… Disfruten.

via Blogger http://vidaunoeigual.blogspot.com/2012/08/dia-79-manipulacion-de-la-realidad-como.html

Cita 2: “De hecho, recuerdo que una vez mi hermano me dijo que hablaba puras estupideces y que todos decían que hablaba estupideces, así que sentí vergüenza de mi mismo por lo que hablaba, aunque no me detuve, ya que no le quise creer, simplemente porque no lo había comprobado – además claramente no lo quería creer por miedo a que mi creencia de que lo que hablaba era estúpido fuese real.

Comenzó a suceder bastante que mi hermano me haga callar o simplemente se muestre descontento – es decir, ahora cada vez que decía algo – lo que sea – veía la imagen de mi hermano haciéndome callar y hablaba de todas maneras, pero aun creyendo que lo que decía era estúpido, e imaginaba a mis compañeros riéndose de mi al ser callado por mi hermano, así que luego pensaba ‘mi hermano me va a hacer callar’ / ‘voy a quedar en ridículo’, y realmente comencé a temer que mi hermano me haga callar – y cada vez que lo hacía simplemente me tornaba irritado, es decir, me molestaba que me hiciese callar, porque era como la confirmación de mi aparente estupidez, como inferior de hecho.”

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido avergonzarme de lo que hablo por creer que lo que hablo es estúpido, sin haberme dado cuenta de que no tiene sentido minimizarme por una creencia de mi mismo como estúpido, ya que simplemente las palabras que hablamos somos nosotros mismos expresándonos a nosotros mismos, y por ende al creernos estúpidos y avergonzarnos de nosotros mismos realmente no nos estamos considerando a nosotros mismos sino que construyendo la ilusión del ego como uno mismo a través de qué dicen, piensan, y/o ven los demás de uno mismo, y así es como nos perdemos a nosotros mismos como quienes somos en cada momento de cada respiro, y en donde claramente todo aquello que aparentemente dicen, piensan, y/o ven los demás de uno mismo es en realidad lo que uno mismo juzga, cree idea, y/o percibe de uno mismo.

En el momento y cuando me veo avergonzado al hablar por creer que lo que hablo es estúpido – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me apoyo a mi mismo a expresarme a mi mismo en y como el momento al momento de creer y juzgar mis palabras como estúpidas, y que el punto por ende es observar mis palabras como uno mismo y ver si realmente me apoyo a mi mismo a y como igualdad como la Vida.

Me comprometo a mi mismo a detener todo juicio y creencia sobre mis palabras, y asimismo considerar si mis palabras apoyan la vida en igualdad como uno mismo, y dentro de esto, a mostrar que todo juicio y creencia que tenemos de nosotros mismos lo creamos nosotros mismos al creer que estamos definidos por algo o alguien fuera de nosotros, en donde no hay una consideración de uno mismo como quien realmente somos como Vida en cada momento de respiro.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido resistir ver que realmente era yo mismo quien estaba creyendo y juzgando mis palabras como estúpidas, sin haberme dado cuenta de que al resistir aquello que creemos y juzgamos de nosotros mismos en realidad estamos suprimiendo el verdadero origen de nuestra separación, y entonces me doy cuenta de cómo es que nos creamos una idea opuesta de nuestras creencias y juicios de nosotros mismos como mecanismo de defensa para no ver nuestros miedos y creencias sobre nosotros mismos, para así suprimir nuestros miedos con una experiencia positiva de superioridad, cuando en realidad estamos considerándonos como inferiores, y simplemente oponiéndonos y resistiendo aquella creencia de nosotros mismos como inferiores, y de esta manera buscando más y más superioridad para reprimir más y más nuestra creencia de inferioridad como uno mismo, sin realmente entender que quienes somos todo y todos como uno e iguales como la Vida no es ni inferior ni superior, y que por ende nuestra búsqueda de la felicidad es inútil puesto que es simple supresión de nosotros mismos como quien realmente somos al habar creído que la felicidad se encuentra fuera de nosotros a través de experiencias energéticas, en vez de darnos cuenta de que la felicidad es limitada y sólo dura un momento, y que entonces la verdadera felicidad sólo se puede logar al tomar responsabilidad de nosotros mismos y crear un mundo como lo que es mejor para todo y todos por igual.

En el momento y cuando me veo resistiendo aquello que otros dicen de mi – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me apoyo a mi mismo al momento de resistir mis propias creencias y juicios sobre mi mismo, y que claramente al resistirlo y suprimir la creencia y juicio a través de una idea de mi mismo como opuesto de tal creencia o juicio, es simplemente no darme la oportunidad de ver mis propias creencias y juicios sobre mi mismo y trabajar con ello.

Me comprometo a mi mismo a detener toda resistencia a lo que otros dicen de mi, asimismo a ver cada punto en el cual me resisto a aquello que los demás dicen de mi, y dentro de esto, a mostrar que todo y cuanto resistimos de lo que los demás nos dicen es simplemente aquello que no queremos ver dentro de nosotros mismos, y que por supuesto son creencias y juicios que hemos creado de nosotros mismos en un punto de partida de separación de uno mismo de creer que quienes somos es definido por algo o alguien en separación de uno mismo, y que quien realmente somos es el respiro aquí en y como lo físico en donde no existe creencia ni juicio, sino que es estable en cada momento aquí.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido existir en y como la imagen de mi hermano haciéndome callar, sin haberme dado cuenta de que tal imagen implica el miedo a ser juzgado como estúpido por creerme a mi mismo ser estúpido, en donde claramente es inaceptable crear toda una proyección por una creencia de mi mismo como inferior, en donde no hay una consideración de y como uno mismo como uno e igual en y como la Vida, en donde realmente no existe ni inferior ni superior, sino que somos todos uno e iguales por el simple de hecho de que estamos aquí, y así entonces somos responsables de todo y cuanto existe aquí, y entonces me doy cuenta de cómo es que activamos nuestro Hollywood mental por creencias y juicios sobre nosotros mismos, en donde realmente proyectamos tal creencia y juicio en y como una imagen, y nos poseemos tal cual con tal imagen por habernos definido a nosotros mismos según una creencia, según nuestro ego, y entonces de esa manera activando tal proyección podemos levantar nuestros ego-mecanismo de defensa ego-personal para aparentar que somos justo lo opuesto a aquello que creemos y juzgamos de nosotros mismos.

En el momento y cuando me veo en y como la imagen de una persona haciéndome callar – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me apoyo a mi mismo al proyectar el futuro para activar un mecanismo de defensa/personaje y así pasar a través de las propias creencias y juicios que hice sobre mi mismo, y que por ende no tiene sentido defenderme de mis propias creencias y juicios, ya que es justamente a través de tales creencias y juicios sobre mi mismo que me he separado de mi mismo como quien realmente soy como lo físico, y entonces el verdadero apoyo para cambiar y detener el abuso a uno mismo es tomar responsabilidad de tales creencias y juicios, enfrentando mis miedos de ser ego-atacado.

Me comprometo a mi mismo a detener toda proyección de imágenes basadas en creencias y juicios sobre mi mismo, y asimismo como aplicación para tal decisión, el revisar cómo es que creo cada una de las imágenes a través de las cuales activo personajes/mecanismos de defensa en términos de miedo, creencias, y juicios sobre mi mismo, y dentro de esto, a mostrar que creamos personajes como mecanismo de ego-defensa para resistir nuestros propios miedos, y así entonces aparentarnos a nosotros mismos el ser aparentemente superior o seguro, en donde realmente nos consideramos justamente todo lo contrario, y así si nos vemos más seguros, es simplemente porque más miedos hemos reprimido a través de personajes.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido imaginar a mis compañeros riéndose de mi por ser callado por mi hermano, sin haber considerado que tal imaginación implica el creer que soy estúpido si alguien me hace callar, en donde claramente abusamos de nosotros mismos, y de hecho permitimos que exista la minimización de una persona como estúpida al momento de imaginarnos a nosotros mismos en una situación de aparente estupidez como otras personas riéndose de uno mismo, y por ende me doy cuenta de cómo es que nos burlamos de nosotros mismos al momento de imaginar a otros burlándose de nosotros, ya que tal imaginación implica creer que lo que hablamos es estúpido, o directamente creernos estúpidos, en donde no nos consideramos a nosotros mismos como quien realmente somos como las palabras vivas como expresión de uno mismo, y entonces suprimimos nuestra propia expresión al dejarnos llevar y activar nuestros personajes a través de nuestra imaginación.

En el momento y cuando me veo imaginando que una persona o unas personas se ríen de mi por lo que hablo o hago – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me asisto a mi mismo a estar aquí en y como lo físico al momento de ir tras la imaginación basada en mis propias creencias y juicios sobre mi mismo como estúpido, como proyección de qué va a suceder si hablo algo, en donde claramente es un punto de manipulación de uno mismo para montar defensas/carácter en cada punto de imaginación a través del miedo.

Me comprometo a mi mismo a detener toda imaginación de qué va a suceder si me expreso a mi mismo, estando consciente de mi mismo aquí en y como el respiro y expresándome a mi mismo, y dentro de esto, a mostrar que es a través de la imaginación que comenzamos a armar toda una historia alterna a la realidad y de esta manera activamos la conversación interna como planificación de qué es lo que va a suceder, para así activar una reacción basada en miedo y no tomar responsabilidad de nosotros mismos dirigiéndonos a nosotros mismos en y como lo físico en consideración de lo que es mejor para todos en cada momento de respiro.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido existir en y como el backchat ‘mi hermano me va a hacer callar’, sin haberme dado cuenta de que tal backchat implica un motivo para que mi hermano me haga callar, y que claramente ese motivo era el creer que aquello que hablo es estúpido, y entonces me doy cuenta de cómo es que intentamos predecir el futuro en base a nuestras propias creencias, en donde si creemos aquello que decimos como estúpido entonces comenzamos a pensar en qué harán/dirán los demás como un mecanismo de defensa para estar aparentemente preparados  a través del miedo a lo que va a suceder, sin realmente considerar que nuestro punto de partida es haber creído y juzgado aquello que hacemos y/o decimos.

En el momento y cuando me veo a mi mismo en y como el backchat ‘mi hermano me va a hacer callar’ – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me apoyo a mi mismo a expresarme al momento de intentar predecir qué es lo que va a suceder, como mecanismo de defensa para ignorar las creencias y juicios de mi propia expresión.

Me comprometo a mi mismo a detener todo intento de predicción del futuro, estando aquí en y como el respiro y tomando responsabilidad y corrigiendo cada juicio y creencia de mi mismo como expresión de uno mismo, y dentro de esto, a mostrar que todo intento de predecir qué es lo que va a suceder es simple mecanismo de ego-defensa para crear comportamientos en base a nuestros miedos, y así haciendo justamente lo contrario a lo que tememos, y que es de esta manera como tememos nuestra propia expresión al suprimirla a través de creencias y juicios.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido existir en y como el backchat ‘voy a quedar en ridículo’, sin haberme dado cuenta de que la única manera de realmente quedar en ridículo es si así lo decidimos, ya que claramente hemos definido la ridiculez en separación de uno mismo, como siendo menos que los demás y por ende tal backchat es sino una derivación de ‘voy a ser inferior’, en donde claramente no hay una consideración de uno mismo como uno e igual como Vida, en donde no puede existir inferior o superior ya que estamos todos aquí y somos uno mismo, entonces claramente en tal backchat no hay una consideración de unicidad e igualdad.

En el momento y cuando me veo en y como el backchat ‘voy a quedar en ridículo’ – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me apoyo a mi mismo a levantarme y vivir por y como unicidad e igualdad en el momento en el cual creo que voy a quedar en ridículo, ya que claramente es un punto de realmente temer mi propia creencia de que mis palabras so estúpidas, y en donde aparentemente por tal creencia entonces puedo quedar en ridículo, en donde por ende no me apoyo a mi mismo a entender que uno mismo es quien crea las experiencias de acuerdo a las decisiones que tomo.

Me comprometo a mi mismo a detener todo punto de dependencia de algo o alguien en separación de uno mismo, considerándome a mi mismo como uno e igual a y como todo y todos en esta existencia, y dentro de esto, a mostrar que nos hemos separado de nosotros mismos al haber puesto nuestro punto de partida en algo o alguien, y así nos hemos definido como ego, de acuerdo a qué dicen o piensan los demás de nosotros mismos, y en donde claramente no hay una consideración de quien realmente somos como vida en cada momento de respiro, y que es necesario tomar responsabilidad de toda separación que hemos generado a través de perdón a uno mismo, y corregirlo hacia y como lo que es mejor para todos físicamente a través de un compromiso, una decisión de y como uno mismo.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido irritarme cuando mi hermano me hacía callar por temer que me haga callar, sin haberme dado cuenta de que realmente me estaba irritando conmigo mismo por asociar mi hermano haciéndome callar con la creencia de que lo que hablo y/o digo es estúpido, y por ende lo que me irritaba era que suceda aquello que temía, es decir, mi propia creencia, y entonces me doy cuenta de cómo es que nos irritamos al momento en que nuestros miedos se manifiestan, y cómo es que creamos tales miedos al definirnos a nosotros mismos según creencias y juicios de nosotros mismos, y así entonces lo que nos irrita es creer nuestra propia creencia de nosotros mismos.

En el momento y cuando me veo irritado cuando una persona me hace callar – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me considero a mi mismo como el respiro aquí al momento de definirme según la irritación por la manifestación de mis miedos, en donde claramente me irrito por querer controlar la realidad y así estar en una experiencia de tranquilidad, y en tal búsqueda de tranquilidad, no me apoyo a mi mismo a darme cuenta de que la tranquilidad sólo existe como estabilidad en y como el respiro, y que por ende no necesito buscar algo que puedo aplicar por mismo tomando responsabilidad de y como este mundo para crear un Sistema Igualitario Monetario como lo que es mejor para todo y todos por igual.

Me comprometo a mi mismo a detener toda irritación cuando alguien me hace callar, estableciéndome aquí en y como el respiro, y tomando responsabilidad de todas mis reacciones, miedos, y creencias de mi mismo, y dentro de esto, a mostrar que la única manera de irritarnos es si nuestros miedos se manifiestan, y que la irritación es de hecho el combustible para buscar la tranquilidad en separación de uno mismo, en donde es una búsqueda en separación de uno mismo ya que nos separamos de nosotros mismos como vida como lo físico como estabilidad al momento de definirnos según nuestras creencias sobre nosotros mismos, y que de esta manera creamos el miedo, y así tememos nuestras propias creencias de nosotros mismos, y por ende nos tememos a nosotros mismos.

Continuará… Disfruten.

via Blogger http://vidaunoeigual.blogspot.com/2012/08/dia-78-un-serhumano-con-temor-ser.html

Cita 1: “Recuerdo que cuando era niño y estaba en colegio, al momento de decir algo al profesor/profesora, mi hermano me hacía callar o hacía un gesto de ‘no’ con la cabeza.

La primera vez que sucedió realmente me molesté ya que había definido a mi hermano como alguien importante, y entonces claramente el miedo implicado en este fue el miedo a no complacer a mi hermano – y entonces claramente tal miedo me llevó a la irritación, y desde esa primera experiencia programé el personaje ridículo, ya que creí que lo que hablaba era simplemente estúpido, y que los demás también pensaban lo mismo y sólo mi hermano me lo decía.”

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido conectar la memoria de cuando mi hermano me hacía callar o hacía un gesto de descontento/desacuerdo con la cabeza en el momento en el cual decía algo, con y como una experiencia negativa, en separación de uno mismo.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido existir en y como la creencia de mi hermano como alguien importante, sin haberme dado cuenta de que la verdadera importancia es la Vida en si misma, y por ende al considerar a alguien como importante en separación de uno mismo, no nos estamos considerando a nosotros mismos como uno e igual a y como todo y cuanto existe aquí, y de hecho implica considerarse a uno mismo como ‘menos que’, así que me doy cuenta de cómo abusamos de nosotros mismos al momento de poner nuestros ojos en algo o alguien en separación de uno mismo, creyendo que nuestra existencia depende de algo o alguien, sin darnos cuenta de que estamos respirando aquí y que nuestro sustento y dependencia somos nosotros mismos como Vida, y que por ende somos responsables de nosotros mismos en cada momento de respiro, en y como todo cuanto existe aquí.

En el momento y cuando me veo en y como la creencia de mi hermano como alguien importante – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me considero a mi mismo como uno e igual al momento de separarme de mi mismo definiendo como importante a alguien o algo, ya que la verdadera importancia de la vida es la vida en si misma, por ende como Vida, somos todos uno e igualmente importantes como cada parte de cuanto existe aquí como uno mismo.

Me comprometo a mi mismo a detener todo punto de separación en el cual defino a algo o alguien como importante como más que uno mismo, y dentro de esto, a entenderme a mi mismo como uno e igual como Vida en cada momento de respiro – y dentro de esto, a mostrar que nada ni nadie es más importante, sino que somos todos igualmente importantes como Vida, ya que estamos todos aquí por igual, y estamos hechos de la misma sustancia – lo físico.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido temer no complacer a mi hermano, sin haberme dado cuenta de que no hay consideración de uno mismo como expresión de uno mismo al momento de establecer nuestro punto de partida de cuanto hacemos/decimos/pensamos en complacer a otros, lo cual claramente es separación de uno mismo, y así me doy cuenta de cómo es que no hemos entendido que somos uno e iguales, ya que buscamos complacer a los demás y tememos de hecho no complacerlos, en donde claramente tal punto de temer no complacer a alguien surge por la creencia de que alguien es importante o más que uno mismo, y entonces es a través de esta creencia ciega que no nos hemos dado cuenta de que el sentirnos complacidos es simplemente una experiencia energética, y que es de hecho lo que todos buscamos, por ende, buscamos complacer a los demás para eventualmente ser complacidos por tal complacimiento, sin haber entendido que simplemente podemos honrarnos a nosotros mismos como vida como uno e iguales a y como todo y todos, y de que buscar una experiencia de complacimiento es realmente un abuso a lo físico, en donde no nos consideramos a nosotros mismos como vida para dar con una experiencia.

En el momento y cuando me veo temiendo no complacer a mi hermano – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me considero a mi mismo al momento de buscar complacer a alguien, sino que simplemente me dejo llevar por el miedo para buscar una salida a tal miedo a través de ser complacido por complacer a alguien, y entonces al considerarme a mi mismo puedo entender la existencia como uno e igual y reconocerme a mi mismo en y como la expresión de un ser.

Me comprometo a mi mismo a detener todo punto en el cual intento complacer a alguien, dentro de esto, el reconocerme a mi mismo en y como la expresión de un ser como uno e igual a y como uno mismo, y dentro de esto, a mostrar que el verdadero complacimiento es aquello que es lo mejor para todos como iguales, y que si el complacimiento parte de un punto de importancia en separación de uno mismo entonces debe ser detenido, ya que es mera búsqueda de una experiencia de complacimiento basada en MIEDO.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido irritarme al haber creído de que si complacía a alguien entonces tendría que recibir la misma complacencia, sin haberme dado cuenta de que en realidad la irritación sólo puede existir si buscamos complacencia en separación de uno mismo como una experiencia energética, en donde inevitablemente llegamos a tal punto si es que no somos complacidos, y que realmente es una manipulación para sostener nuestra realidad en aparente paz y alegría, en donde nadie nos puede molestar ya que nosotros complacemos a los demás, y así no hay una consideración de uno mismo como uno e igual, sino que mera búsqueda de constante felicidad, lo cual claramente implica la creación del opuesto, ya que la felicidad como experiencia energética sólo puede existir en separación de uno mismo, en donde claramente nos hemos programado a complacer mediante dinero como experiencia energética, sin habernos considerado como el respiro aquí como Vida como uno e igual a y como todo y todos, por ende lo único que hemos estado generando a través de buscar una realidad energéticamente perfecta, es destrucción física, real, y entonces la decisión delante de nosotros es detener de una vez tal búsqueda de felicidad, que claramente comenzó por haber creído que podemos ser más al obtener energía, sin habernos dado cuenta de que la energía simplemente desaparece, por eso no es real, no es constante, si lo fuese, habríamos dejado buscar hace mucho tiempo, entonces lo único que es realmente estable es lo físico, justamente aquello de lo que nos hemos separado por habernos definido según las experiencias energéticas.

En el momento y cuando me veo irritado al no recibir complacencia de parte de mi hermano – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me apoyo a mi mismo como uno e igual como Vida al momento de irritarme al no recibir o experimentar una experiencia de complacencia, en donde claramente tal irritación es mero berrinche mental por no obtener lo que quiero, en donde qué implica el obtener lo que quiero, simplemente que alguien más participe en el juego mental de la complacencia, por ende no hay un apoyo a la igualdad como vida al momento de buscar complacencia, así que es totalmente inaceptable el hacer berrinche como irritación al no obtener una experiencia de complacencia.

Me comprometo a mi mismo a detener todo berrinche mental como irritación al no conseguir aquello que quiero y/o deseo, asimismo a considerar una complacencia a la Vida como unicidad e igualdad en cada momento de respiro, y dentro de esto, a mostrar que la irritación por no ser complacidos sólo puede existir al buscar complacencia, y que tal búsqueda es un abuso a lo físico, a la Vida, ya que no estamos considerando una estabilidad como uno mismo como lo físico que no requiere de una experiencia para vivir, y así entonces tomamos la energía de nuestros propios cuerpos físicos humanos para experimentar complacencia meramente mental.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido creer que aquello que hablo es estúpido por haber creído que si recibo complacencia por lo que hablo entonces lo que hablo es importante, sin haberme dado cuenta de que lo que hablo no es ni estúpido ni importante, sino que lo verdaderamente importante es si apoya la vida en igualdad como uno mismo, y que la estupidez de hecho es el buscar una experiencia de lo que hablamos, ya que si buscamos una experiencia entonces no estamos considerando nuestras palabras como nosotros mismos, sino que como un medio para obtener aquello que buscamos – lo cual es claramente un punto de abuso a uno mismo como la palabra viva, en donde nos separamos de nosotros mismos como palabras vivas por usarlas como meros objetos para generarnos una experiencia, y es justamente de esta manera el cómo le hemos dado definiciones a las palabras en separación de uno mismo, para generar experiencias, en donde para que alguien pueda ser feliz en tal separación, entonces otro tendrá que sufrir, por ende esta es la base de la desigualdad – nosotros mismos en la búsqueda de experiencias energéticas positivas a través de las palabras que hablamos.

En el momento y cuando me veo creyendo que lo que hablo es estúpido – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me considero a mi mismo como las palabras al momento de creerlas estúpidas por no complacer a otros a través de las palabras, y que claramente no hay un apoyo a mi mismo como vida al momento de juzgar mis palabras, sin considerar si las palabras que hablo son relevantes como aquello que apoya y asiste la vida en igualdad.

Me comprometo a mi mismo a detener todo juicio y creencia sobre mis palabras, y asimismo considerarme a mi mismo como uno e igual como la Vida al momento de hablar las palabras, y dentro de esto, a mostrar que las palabras que hablamos somos nosotros mismos, y que nos separamos de nosotros mismos como las palabras al momento de usarlas como objetos para obtener una experiencia energética positiva, y que es así como creamos nuestras propias experiencias, a través de el abuso a las palabras vivas como uno mismo.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido creer que los demás también creían que mis palabras eran estúpidas y que entonces sólo mi hermano me lo decía, sin haberme dado cuenta de que simplemente estaba reflejando mi propia creencia en los demás, y que por ende si me lo tomaba personal, era simplemente porque así lo creía, es decir, la única manera para creer que los demás creen que mis palabras son estúpidas, es creyendo que mis palabras son estúpidas, y que claramente creer que sólo mi hermano me mostraba que mis palabras eran estúpidas era una excusa para reprimir la creencia de que los demás también creían que mis palabras eran estúpidas, por ende me doy cuenta de cómo es que justificamos nuestras creencias con más creencias como supresión para minimizar un punto, y de cómo es que nos tomamos personal lo que nos dicen de acuerdo a nuestras propias creencias y juicios sobre uno mismo.

En el momento y cuando me veo creyendo que los demás creen que mis palabras son estúpidas – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me apoyo a mi mismo como igualdad con y como las palabras al momento de juzgarlas y creerlas como estúpidas, y que de hecho al juzgar y creer sobre las palabras, estoy en realidad creyendo y juzgando sobre mi mismo, por ende no hay una consideración de uno mismo como las palabras al momento de creer que los demás creen que mis palabras son estúpidas.

En el momento y cuando me veo creyendo que sólo mi hermano me dice lo que creo que otros creen de mi – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me apoyo a mi mismo al tapar una creencia con otra como supresión, ya que las creencias en si mismas no son reales por ende simplemente al momento de suprimir la creencia estoy de hecho suprimiendo una ilusión, ya que claramente la única manera de crees que otros creen algo de mi, es creyéndolo de mi mismo, por ende no me considero a mi mismo como quien realmente soy aquí respirando como lo físico al momento de definir lo que hago, digo, y pienso según creencias y juicios.

Me comprometo a mi mismo a detener toda creencia de qué es lo que creen los demás, y asimismo a detener y corregir mis propias creencias sobre mi mismo, y dentro de esto a mostrar que la única manera de realmente entender qué es lo que cree una persona es posible al entender y corregir nuestras propias creencias, en donde así podemos identificar los patrones en los cuales participamos por tales creencias, y entonces apoyar y asistir a los demás como uno mismo ya que sólo como uno mismo podemos comprender nuestras creencias, a través de perdón a uno mismo, declaración correctiva de uno mismo con una realización de uno mismo en tal patrón, y luego decidiendo y viviendo la decisión de CAMBIAR.

Continuará… Disfruten.

via Blogger http://vidaunoeigual.blogspot.com/2012/08/dia-77-temiendo-no-ser-complacido-la.html

Recuerdo que cuando era niño y estaba en colegio, al momento de decir algo al profesor/profesora, mi hermano me hacía callar o hacía un gesto de ‘no’ con la cabeza.

La primera vez que sucedió realmente me molesté ya que había definido a mi hermano como alguien importante, y entonces claramente el miedo implicado en este fue el miedo a no complacer a mi hermano – y entonces claramente tal miedo me llevó a la irritación, y desde esa primera experiencia programé el personaje ridículo, ya que creí que lo que hablaba era simplemente estúpido, y que los demás también pensaban lo mismo y sólo mi hermano me lo decía

De hecho, recuerdo que una vez mi hermano me dijo que hablaba puras estupideces y que todos decían que hablaba estupideces, así que sentí vergüenza de mi mismo por lo que hablaba, aunque no me detuve, ya que no le quise creer, simplemente porque no lo había comprobado – además claramente no lo quería creer por miedo a que mi creencia de que lo que hablaba era estúpido fuese real.

Comenzó a suceder bastante que mi hermano me haga callar o simplemente se muestre descontento – es decir, ahora cada vez que decía algo – lo que sea – veía la imagen de mi hermano haciéndome callar y hablaba de todas maneras, pero aun creyendo que lo que decía era estúpido, e imaginaba a mis compañeros riéndose de mi al ser callado por mi hermano, así que luego pensaba ‘mi hermano me va a hacer callar’ / ‘voy a quedar en ridículo’, y realmente comencé a temer que mi hermano me haga callar – y cada vez que lo hacía simplemente me tornaba irritado, es decir, me molestaba que me hiciese callar, porque era como la confirmación de mi aparente estupidez, como inferior de hecho.

Las primeras veces simplemente se quedaba en la reacción, pero claramente ello tuvo consecuencias – realmente comencé a sostener el miedo a hablar frente a mi hermano, y a odiarlo de hecho, ya que, que me hiciera callar él era como algo horroroso, es decir, ‘eres mi hermano, cómo puedes hacerme esto’, ‘eres un imbécil’, y simplemente intentaba hablarle para crear un punto de comunicación y por cómo hablaba, creía que me despreciaba – así que eventualmente dejé de hablarle.

Y bueno, luego de un tiempo nos cambiamos de colegio, y quedamos en distintos cursos, entonces cuando nos dijeron que estaríamos en distintos cursos realmente me sentí aliviado y feliz ya que por fin se terminaba la tortura como experiencia negativa que había creado en cuanto a que mi hermano me haga callar frente a mis compañeros – lo cual no terminó de hecho, ya que en casa las cosas seguían igual – lo que sea que hablase con mis padres o en la mesa, activaba una y otra vez el mismo personaje, aunque la diferencia estaba en la dimensión de imaginación, ya que imaginaba a mis padres retándolo, y deseaba que lo regañen, y si lo hacían me sentía feliz.

Comencé a literalmente vengarme de mi hermano, estaba constantemente chismeando de él con mis amigos y con mis padres para crear una mala imagen de él, ya que tenía resentimiento contra él por haber creído que él fue quien hablaba mal de mi, y no mis compañeros, así que hice comencé a hacer eso, hablar mierda de él.

Hubo un tiempo en que suprimí todo esto a través de fumar MJ, ya que creé un punto de comunicación por tal interés en común, en donde usaba la MJ – dinero, como herramienta para manipular mi realidad y hacer como si todo estuviese OK.

Es interesante ya que actualmente activo tal personaje, cuando leo blogs, cuando escribo, cuando hablo – es como el programa actualizado, pero en esencia es el mismo, es decir, veo la imagen de mi hermano mirándome, y entonces comienzo a observarlo mientras tengo el backchat ‘me va a decir que deje de hablar estupideces’ y siento miedo a que me diga algo en cuanto a lo que hablo/hago, entonces experimento ansiedad al realmente no saber si lo va a decir o no, y claramente quiero que no lo haga – y si lo hace… pues experimento irritación, y de hecho como consecuencia comienzo a juzgarlo: ‘es un ignorante, ni siquiera entiende lo que hablo’ / ‘el nunca va a cambiar’ / lo único que busca es joderme’.

Perdón a uno mismo, corrección y decisiones en los siguientes post…

Disfruten.

via Blogger http://vidaunoeigual.blogspot.com/2012/08/dia-76-quien-soy-al-temer-comunicarme.html

Cita 8: “Bonus track: después de todo este evento, estaba en facebook, y me comenzó a botar diciendo que necesitaba iniciar sesión, y cada vez que ponía la contraseña, volvía a suceder lo mismo, así que vi la imagen cuántica de mi mismo haciendo eso todo el tiempo y entonces tuve el backchat ‘me hackearon mi facebook’ / ‘tendré que avisar que me hackearon el facebook’ / ‘tendré que hacerme un nuevo facebook’, y tuve miedo a perder mi facebook, y ansiedad por no saber si fui hackeado, y deseo de que la situación se arregle, y la esperanza de que se arreglaría.”

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido existir en y como la imagen de mi facebook mostrando una y otra vez el mismo mensaje, sin haberme dado cuenta de que lo que realmente estaba pasando en el momento podía verlo con mis ojos físico humanos y comenzar a investigar qué estaba sucediendo, en vez de poseerme por una imagen, ya que claramente tal imagen no es una solución práctica para entender qué esta pasando, sino que mera creación de una experiencia en vez de un movimiento real, físico.

En el momento y cuando me veo en y como la imagen de mi facebook mostrando una y otra vez el mismo mensaje – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me apoyo a mi mismo a moverme físicamente y dirigirme a mi mismo al dejarme llevar por una proyección de qué es lo que sucederá con mi facebook, y que es de hecho quedarme estancado en una experiencia en vez de ver qué está sucediendo.

Me comprometo a mi mismo a dirigirme a mi mismo a investigar qué sucede si es que se presenta una falla o error o situación no común con mi facebook, y a mostrar que no es necesario crear una experiencia de una falla o error o situación no común con algún programa o plataforma o página web, sino que darse dirección a uno mismo e investigar qué sucede.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido existir en y como el backchat ‘me hackearon mi facebook’, sin haber considerado una investigación en vez de una creencia por ver una y otra vez el mismo mensaje en facebook, y que tal backchat realmente implica  el dar por sentado que me hackearon mi facebook, y que sin una investigación no tiene ningún sentido práctico y por ende no es real, sino mera creencia o percepción.

En el momento y cuando me veo en y como el backchat ‘me hackearon mi facebook’ – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no es de apoyo el suponer que me hackearon mi facebook ya que es mera lógica por ver un comportamiento extraño de facebook, y que por ende no hay una consideración o cuestionamiento de si realmente mi facebook fue hackeado o no.

Me comprometo a mi mismo a detenerme de dar por sentado que me hackearon, sino que investigando qué esta sucediendo y, asimismo aplicarlo en mi mismo, es decir, detenerme de dar sentado aquello que creo y entonces investigando cómo es que llegue a creer tal creencia.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido existir en y como el backchat ‘tendré que avisar que hackearon mi facebook’, sin haberme dado cuenta de que tal solución se aplica en y como el momento, y que por ende no necesito planificar soluciones sobre algo que ni siquiera he comprendido o investigado.

En el momento y cuando me veo en y como el backchat ‘tendré que avisar que hackearon mi facebook’ – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que es inútil planificar qué hacer si me hackean sin antes haber investigado o comprobado si realmente era un hack, por ende no tiene sentido planear avisar a los demás como dando por sentado que hackearon mi facebook.

Me comprometo a mi mismo a avisarme a mi mismo que no he investigado y comprobado si realmente me hackearon antes de planear qué hacer, asimismo en mi proceso, investigar y comprobarme a mi mismo antes de planearme a mi mismo.

Me doy cuenta de que realmente es necesario entender e investigar algo antes de crear una solución, por ende es necesario que nos entendamos e investiguemos a nosotros mismos como la mente antes de establecer una solución, y tal investigación y entendimiento y corrección se hace a través de perdón a uno mismo, una declaración correctiva, y un compromiso de corrección, estableciendo solución por solución, punto por punto, en consideración de lo que es mejor para todos como iguales, y entonces viviendo la corrección como quienes somos como la palabra viva.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido existir en y como el backchat ‘tendré que crearme un nuevo facebook’, sin haber comprobado si realmente mi facebook había sido hackeado antes de considerar una solución, y que asimismo la solución no es un ‘tendré’ como una obligación, sino que la decisión de hacerlo simplemente, en y como el momento, ya que realmente es innecesario crear una experiencia sobre una solución.

En el momento y cuando me veo en y como el backchat ‘tendré que crearme un nuevo facebook’ – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no hay un punto de consideración práctica al suponer que mi facebook fue hackeado y al ver la solución como una obligación, ya que realmente no es de apoyo el crear un hábito de ver las cosas como obligación como algo pesado, y que claramente es mero berrinche para crear experiencias sobre las soluciones.

Me comprometo a mi mismo a considerar primeramente una investigación y comprensión física al momento de estar en una situación no común en cuanto a un programa, plataforma, o página web.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido temer perder mi facebook al  ver una y otra vez el mismo mensaje, sin haber considerado que es innecesario temer perder facebook ya que es simplemente una red social en donde puedo compartir mis escritos e interactuar con personas, y por ende no es necesario definirme a mi mismo según ello, ya que no es necesario resistirme al cambio, ya que el cambio es uno mismo.

En el momento y cuando me veo temiendo perder mi facebook – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no hay un punto de apoyo en definirme a mi mismo según facebook, por ende no tiene sentido perder  algo que no necesito controlar, sino que usarlo respiro a respiro como un vehículo para expandir y compartir el proceso de corrección y responsabilidad que caminamos como humanidad.

Me comprometo a mi mismo a usar facebook respiro a respiro y a mostrar que es una herramienta como red social para compartir el proceso de corrección y responsabilidad e interactuar con otros seres humanos, por ende no es ni más, ni menos, es lo que es y es innecesario definirnos según ello.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido existir en y como ansiedad por no saber si habían hackeado mi facebook o no, sin haberme dado cuenta de que en vez de hacer un berrinche energético-mental simplemente puedo investigar y ver por mi mismo si realmente fui hackeado o no.

En el momento y cuando me veo ansioso por no saber si hackearon mi facebook o no – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no hay un punto de dirección al dejarme llevar por la ansiedad por no saber algo que realmente puedo dirigirme a entender e investigar, por ende no hay punto práctico en quedarme en el ‘no sé’.

Me comprometo a mi mismo a detener el berrinche mental de la ansiedad al no saber qué está sucediendo con un programa, plataforma, o página web, y por ende dirigiéndome a mi mismo a investigar y comprender cómo se produjo tal situación y eventualmente investigar la solución a ello, y asimismo con mi proceso, investigar y comprender cómo creo mis experiencias, y de acuerdo a tal comprensión establecer una solución como lo que es mejor para todos.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido desear que mi facebook se arregle, sin haberme dado cuenta de que uno mismo es el arreglo, por ende si uno mismo no se mueve, nada se moverá, entonces un deseo no va a arreglar mi facebook, sino que uno mismo investiga y comprende cómo se creó tal falla/error, y de acuerdo a ello también investigar la solución.

En el momento y cuando me veo deseando que me facebook se arregle – me detengo y respiro. me doy cuenta de que no hay dirección como uno mismo al desear que algo que cambie por arte de magia, ya que uno mismo es quien lo cambia, moviéndome físicamente, por ende no es un punto de dirección el desear que se arregle mi facebook, sino que mero berrinche mental en vez de tomar responsabilidad y dirección.

Me comprometo a mi mismo a detener mis deseos de que las cosas se arreglen por si mismas, entonces dándome dirección a mi mismo y moviéndome físicamente para investigar una solución y eventualmente aplicarla, y asimismo con mi proceso, detener el dejarme llevar por un deseo, y entonces considerando los pasos prácticos para realizarlo, y considerando si realmente tal punto es un apoyo a la vida en igualdad.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido existir en y como la esperanza de que mi facebook se arreglaría, sin haberme dado cuenta de que es inútil esperar algo que yo puedo realizar físicamente, investigando y aplicando una solución, por ende es definitivamente inaceptable el quedarme esperando una solución sin ser la solución.

En el momento y cuando me veo en y como la esperanza de que mi facebook se arreglará – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no hay un movimiento y dirección física al esperar un cambio o una solución, y que por ende no puede existir un cambio o solución si nosotros mismos no somos el cambio y la solución.

Me comprometo a mi mismo a cambiar y solucionar cualquier falla o error de un programa, plataforma, o página web, y asimismo primeramente investigando cómo se produjo tal falla o error, y asimismo en mi proceso, cambiar y solucionarme a mi mismo como programa como la mente, y primeramente investigando cómo es que funciono como programa como la mente, a través de perdón a uno mismo.

Disfruten.

via Blogger http://vidaunoeigual.blogspot.com/2012/08/dia-75-la-paranoia-mental-del-miedo-y.html