Día 93: #Ego y #Poder por tener #Amistades con #Importancia y #Fama – #TeamLife

Publicado: septiembre 13, 2012 en Uncategorized
Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cita 1: “Luego de un tiempo, es decir, el tiempo de ajustarme al haberme cambiado de colegio – comencé a juntarme con F, y a él lo veía como importante, es decir, aquellos que ‘la llevan’ en el curso – y claramente al comenzar a pasar más tiempo con él, lo hice de un punto de partida de juntarme con los que la llevan, para llevarla también. Y así lo hice, hablaba con casi todas las mujeres del curso, y otras mujeres de otros cursos también – y dentro de esto, realmente me creía importante, y a las mujeres que encontraba lindas las trataba de una manera ‘especial’, es decir, diciéndole palabras bonitas, para así conseguir más importancia aun – aparentemente – y una relación con una mujer, para ser importante por tener una pareja – claramente aquí hay un punto de juicio, comparación, en cuanto a sólo ir tras una mujer por su apariencia.”

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido juzgar a F como importante/más que los demás por su apariencia física y su comportamiento/expresión, y para buscar una amistad con él y así ser aparentemente importante, sin haberme dado cuenta de que nadie es más o menos importante que los demás, y que realmente no tiene sentido buscar ser importante, ya que la verdadera importancia s la vida misma, por ende, todo y todos somos igualmente importantes como quienes somos como la vida, lo físico, y así, al momento de crear una separación, una diferencia, una comparación, lo que realmente sucede es que no hay una consideración de igualdad como la vida, sino que mera búsqueda de glorificación/vanagloria para el ego, y dentro de esto, sin haberme dado cuenta de que en realidad me veía a mi mismo en cuanto a cómo me veía a mi mismo y cómo me comportaba para justamente mostrarme como un personaje importante por ende, me doy cuenta de cómo es que asocié la importancia con una imagen, es decir, si vemos cómo es que nos comportamos cuando somos niños, es justamente de esa manera, es decir, ‘mírenme, soy importante’.

En el momento y cuando me veo juzgando a una persona como importante por su apariencia física o su comportamiento/expresión – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que lo que busco al juzgar a alguien como importante, es acercarme y así obtener una posición de importancia, y que yo mismo genero tal experiencia de importancia, por ende, no considero la vida en y como igualdad al juzgar a una persona como importante.

Me comprometo a mi mismo a aceptar/vivir como uno mismo todo aquello que juzgue como ‘más que yo’ de un ser, bajo la consideración de si realmente me apoyo a mi mismo al aceptar/vivir tal expresión/cualidad de otro ser.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido creerme importante por juntarme con personas que percibo/juzgo como importantes, para así ser atractivo para las mujeres por ser importante, sin haber considerado que las mujeres, primeramente, son seres humanos al igual que yo, y que somos uno e iguales, y por ende, que intentar controlarlas es realmente un punto de abuso directamente relacionado a querer que satisfagan mis necesidades de sexo y afecto físico, y que por ende no hay una consideración en lo absoluto de igualdad como quienes somos como vida, sino que mera búsqueda de una experiencia de superioridad y poder a través de relaciones con mujeres, y secundariamente, que es un punto de separación de uno mismo el definirnos según nuestras amistades/relaciones, y así claramente no nos damos cuenta de lo que hacemos por ir ciegamente tras nuestro interés personal.

En el momento y cuando me veo creyéndome importante por mis amistades/relaciones que juzgo como importantes – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que busco impresionar a mujeres a través de mis amistades y relaciones, y que por ende no considero a la mujer como uno mismo, sino que como mero objeto para ser aún más importante – aparentemente.

Me comprometo a mi mismo a basar mis amistades y relaciones dentro y como unicidad e igualdad, en donde me considero a mi mismo como uno e igual a la persona.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido hablar con palabras con cargas positivas a las mujeres que juzgo como lindas, para así ser importante y reconocido, sin haberme dado cuenta de que para que algo lindo exista, algo feo debe existir, y que por ende juzgar como linda a una mujer claramente crea el opuesto, y todo basado en una imagen, por ende, sin haber considerado a las mujeres por quienes son como uno mismo, seres humanos con sexo femenino, en donde una imagen es una imagen, y dentro de esto, claramente me doy cuenta de cómo es que para mi una mujer linda es justamente una mujer que está programada en mi mente como una imagen, en donde claramente tales imágenes las podemos ver en los medios, y de esta manera no consideramos a la mujer como una e igual, sino que como una imagen y mero objeto para ganar/obtener importancia como vanagloria del ego – además, lo que creamos al usar palabras con cargas positivas deliberadamente, es justamente el opuesto, y dentro de ello, creamos deliberadamente una expectativa de una conversación, y dentro de esa expectativa, miedo a que no suceda lo que esperamos.

En el momento y cuando me veo considerando adular a una persona con palabras positivas – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que lo que busco al hablar con palabras positivas es sino llamar la atención/obtener reconocimiento e importancia, y dentro de ello, que considero a la persona como mero objeto para llegar a una posición de superioridad, y que por ende no considero a la persona como uno e igual a uno mismo.

Me comprometo a mi mismo a hablarle a las personas en consideración de unicidad e igualdad, es decir, considerando que son una e iguales a y como uno mismo.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido buscar una relación con una mujer para ser reconocido e importante, sin haber considerado la importancia como la vida mi misma, y por ende sin haber considerado una relación de acuerdo a la importancia como la vida misma, en donde nos expresamos a nosotros físicamente y creamos acuerdos para apoyarnos y asistirnos a nosotros mismos, bajo la consideración de mi compañera en unicidad e igualdad como uno mismo.

En el momento y cuando me veo buscando una relación con una mujer – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que lo que busco realmente es reconocimiento e importancia para glorificar mi ego, y que por ende utilizo a la mujer como mero objeto para llenar mi interés personal, entonces, no hay una consideración de la mujer como ser humano como vida como una e igual a y como uno mismo.

Me comprometo a mi mismo a establecer una relación como un acuerdo en unicidad e igualdad, en donde el acuerdo primario es compartir nuestro pasado y aplicar perdón a uno mismo juntos, y asimismo caminar todo sentimiento y/o emoción que surja, dentro de el caminar y establecer una comunicación efectiva, y exponer todo pensamiento/comportamiento/personaje que dañe la relación para caminarlo en perdón a uno mismo y perdón entre ambos.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido juzgar a una mujer como linda por su apariencia para obtener reconocimiento e importancia, y dentro de ello por haber definido un mujer linda como una mujer con dientes blancos, labios semi-gruesos, pelo liso, nariz respingada, cutis sin pecas o lunares prominentes, un trasero con curvas, y senos prominentes, sin haberme dado cuenta de que tras tal imagen que yo mismo acepté y permití dentro de mi mente – para claramente obtener fama/importancia, ya que ese tipo de mujeres sólo aparecen en la televisión – hay una mujer, un ser humano uno e igual a mi mismo, y que por ende tanto hombres como mujeres son uno e iguales a y como mi mismo, por ende:

En el momento y cuando me veo juzgando a una mujer como linda/fea – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que el juicio de linda es en realidad un programa, una imagen en mi mente, y que de tal imagen está el opuesto a esa imagen asociado como fea, y dentro de ello, que lo único que busco al juzgar a una mujer como linda, es llamar la atención y tener importancia, y dentro de ello, conseguir enamorarla, en donde no hay una consideración de unicidad e igualdad, sino que realmente la creación de un amarre emocional de miedo a la pérdida para así controlar y abusar de la mujer.

Me comprometo a mi mismo a aplicar y vivir el entendimiento de la apariencia física como expresión de uno mismo.

via Blogger http://vidaunoeigual.blogspot.com/2012/09/dia-93-ego-y-poder-por-tener-amistades.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s