Estos días no continuaré con la corrección de quien soy con respecto a relaciones, sino que caminaré un punto que surgió durante estos días en cuanto a los animales.

Es interesante – la imagen que ves aquí es de hecho muy parecida al pensamiento que tuve ayer en cuanto a mi relación con los animales, específicamente con los perros – y realmente al ir caminando me di cuenta de cómo es que genero una experiencia de felicidad en vez de simplemente estar aquí acariciando a un perro como un punto de contacto físico. Así que eventualmente llegué a mi casa y tuve un fuerte dolor de cabeza, y entre los pensamientos que tuve, este tipo de imagen apareció – como un perro en movimiento lol.

MIEDO: Miedo a ser menos por no acariciar a un perro

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido temer ser menos, como estar incompleto, por no acariciar un perro, para deliberadamente ir tras ser más, bajo la excusa de tal miedo, y así entonces para generar todo un personaje en donde pueda generar una experiencia de felicidad por acariciar un perro y así entonces verme como buena persona por ello, como realmente haciéndole un favor al perro por acariciarlo y/o jugar con él.

En el momento y cuando me veo temiendo ser menos/estar incompleto por no acariciar un perro – me detengo y respiro. Me doy cuenta que busco crear un personaje para así llevarme a mi mismo a acariciar al perro tras un deseo para generar una experiencia de felicidad y asimismo una posición de buena persona, y que por ende en ello ignoro completamente al perro como mi mismo como lo físico y asimismo ignoro lo físico mismo, en términos de que realmente acariciar a un perro es interacción totalmente física y por ende no me apoyo a mi mismo a levantarme como uno e igual a y como lo físico al crear una experiencia energética de interacción física con perros.

Me comprometo a mi mismo a asegurarme que estoy respirando al acariciar a un perro, y mantenerlo práctico y físico, en donde ambos podemos disfrutar tal interacción física.

PENSAMIENTO: Un perro en el pasto y todo muy colorido como ‘todo es felicidad’

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido creer que todo está perfecto con los perros, en términos de que ellos no me morderán ni me ladrará, deliberadamente para ignorar la realidad en cuanto a los animales y entonces para así buscar sin detenerme una experiencia positiva de acariciar a un animal, y asimismo entonces llevar a llamar al animal deliberadamente tras tal deseo de tener una experiencia de ello, en total desconsideración de qué ha vivido el perro, sino que meramente considerando mi pensamiento de ‘todo es felicidad’ en relación a ellos.

En el momento y cuando me veo creyendo que un perro no me morderá ni me ladrará – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me apoyo a mi mismo a considerarlo que está aquí como la realidad en donde los perros son de hecho abusados y por ende su comportamiento es acorde a ello, y que por ende simplemente busco ignorar tal realidad para ir tras una experiencia sin considerar que interactuar con un perro es físico, y lo jodido es de hecho crear una experiencia en desconsideración de lo físico mismo, sino que mera consideración de cómo me hace sentir y claramente buscando sentirme bien por ello.

¿De qué manera puedo aplicar físicamente la consideración de que hay perros que son abusados?

Me comprometo a mi mismo a acariciar a – si estoy frente a un perro que no conozco – simplemente respirar y no acariciarlo, y asimismo entonces acariciarlo si se acerca a mi – asegurándome que considero que es uno e igual a y como mi mismo – y asimismo entonces asegurándome que estoy interactuando en y como el respiro.

IMAGINACIÓN: Mi mismo acercándome al perro y el perro moviéndome la cola y yo sonriendo así como ‘todo está perfecto’

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido imaginar cómo se comportará un perro conmigo y cómo me comportaré con él para así crear una experiencia de felicidad en donde todo es aparentemente perfecto y entonces recreando en mi mente toda una película de felicidad para generar tal experiencia deliberadamente para ignorar lo físico aquí.

En el momento y cuando me veo imaginando cómo se comportará un perro conmigo y cómo me comportaré con él – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que simplemente intento tener control de qué va a suceder creando una narrativa de felicidad para así generarme una experiencia, sin realmente considerar que un perro e incluso yo mismo somos seres que están aquí y por ende tomamos decisiones aquí y así la imaginación entonces es simplemente energía y el intento de controlar la realidad sin realmente vivirla aquí en cada momento de cada respiro.

¿De qué manera puedo vivir la consideración de que un perro es uno e igual a mi?

Me comprometo a mi mismo a acariciar a un perro como una decisión aquí, y asimismo a hacerlo mediante y cómo el respiro, viviendo la consideración de que un perro es uno e igual a mi mismo, y por ende aplicando tal igualdad como el respiro como lo físico – uno e igual.

BACKCHAT: ‘que lindo el perro!’ / ‘me encantaría abrazarlo’ / ‘ven!’

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido juzgar a un perro por su apariencia para así entonces generarme una posición de donde soy algo más por acariciar a un perro lindo, y así entonces generarme junto con ello una experiencia de felicidad por ello.

En el momento y cuando me veo juzgando a un perro por su apariencia – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no considero que un perro es de hecho una expresión de vida y que cada uno se expresa a si mismo, y que realmente un perro no es una imagen, sino que un ser uno e igual a mi mismo.

¿De qué manera puedo vivir la consideración de que un perro es una expresión de vida?

Me comprometo a mi mismo a traerme de vuelta aquí a y como el respiro al ver a cualquier perro – incondicionalmente, asegurándome que estoy respirando en vez de participando en juicios en mi mente.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido creer que si abrazo a un perro entonces voy a ser feliz, deliberadamente para llevarme a mi mismo a abrazar a un perro para crear una experiencia de felicidad por ello, y asimismo entonces quedar como una persona benevolente por abrazar a un perro.

En el momento y cuando me veo creyendo que si abrazo a un perro entonces seré feliz – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no considero que abrazar a un perro no es una experiencia de hecho sino contacto físico, y asimismo que abrazarlo no es algo más de lo que es, es decir, no me hace mejor ni peor persona, sino que simplemente interactúo físicamente con un ser uno e igual a mi.

¿De qué manera puedo vivir la consideración de que la interacción física no es más ni menos sino física?

Me comprometo a mi mismo a enfocarme en toda interacción con animales en lo físico en y como el respiro, asegurándome que estoy aquí en cada momento de cada respiro en mi interacción, y por ende apoyándome a mi mismo a fisicalizarme en y como esta existencia.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido querer que un perro venga hacia mi para crear una experiencia de superioridad en donde entonces tengo control sobre el perro como ‘él vino porque lo llamé’ y así entonces generarme una experiencia de felicidad de hecho para ignorar mi propia búsqueda de tener control sobre un animal a través de mi mente.

En el momento y cuando me veo queriendo que un perro venga hacia mi – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no considero que no tengo control de nada de esta existencia sino que de mi mismo, y que de hecho a través de enfocarme en controlar en separación de mi mismo estoy de hecho abdicando el control como dirección de y como uno mismo.

¿De qué manera puedo vivir la realización de que no tengo control sobre un perro?

Me comprometo a mi mismo a dirigirme a mi mismo a través de y como el respiro e invitar a un perro a que se acerque a mi como una consideración en igualdad de que estoy dispuesto a interactuar físicamente con él, y sea cual sea el resultado simplemente RESPIRAR aquí.

REACCIÓN: impaciencia, como queriendo acariciarlo ahora mismo / querer acariciarlo, como realmente una fuerza para hacerlo

COMPORTAMIENTO: le sonrío al perro como intentando impresionarlo o cautivarlo / cambio mi tonalidad de voz, como a una más ‘agradable’ para así buscar agradar al perro / llamo la atención del perro para que se acerque

CONSECUENCIA: creo una experiencia de felicidad al hacerles cariño, como desconectándome de la realidad a través de ello, y si no sucede el objetivo de este personaje, pues activo otro personaje, depende del caso:

  1. Si me ladra, entonces un personaje de miedo a que me muerda
  2. Si simplemente me ignora, entonces un personaje de tristeza por ser ignorando por un perro

En el siguiente post caminaré las dimensiones de reacción, comportamiento, y consecuencia en relación a quién soy con los perros.

Disfruten.

via Blogger http://vidaunoeigual.blogspot.com/2012/10/dia-137-la-relacion-de-felicidad-entre.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s