Este post es una continuación de:
Día 141: ¿#QuéHarías si un #perro te #ladra y #temes que te muerda? – #TeamLife
Día 142: Cómo podemos #detener el #miedo a que un #perro nos #muerda – #TeamLife
Día 143: El #miedo es la #batería para la #cámara fotográfica de la #mente – #TeamLife
Día 144: ¿Te #Imaginas qué sucedería si un #Perro te #Muerde? – #TeamLife
Día 145: #Planeamos el #Futuro con nuestras #ConversacionesInternas – #TeamLife
Día 146: Si un #Perro te muerde #Perderás toda tu #Belleza – #TeamLife

Dimensión de COMPORTAMIENTO/FÍSICO:
– un vacío en el estómago

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido manifestar un vacío en el estómago al petrificarme para así potenciar toda mi petrificación y entonces llevarme a participar en mi mente a través de tal abuso, literalmente tomando mi fisicalidad para crear una experiencia energética y así participar en la mente.

En el momento y cuando me veo sintiendo un vacío en el estómago al petrificarme – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no considero mi cuerpo físico humano y de cómo es que estoy abusando de mi mismo para potenciar una experiencia de petrificación, en donde definitivamente no me apoyo a mi mismo a estar AQUÍ.

Me comprometo a mi mismo a traerme de vuelta al respiro aquí al verme petrificado, y a simplemente levantarme en y como el respiro incondicionalmente, asegurándome que no voy a la experiencia sino que estoy aquí, y entonces me muevo aquí asegurándome que de hecho me muevo físicamente en vez de dar cabida a una experiencia.

– presión en el área del pecho

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido manifestar una presión en el área de mi pecho luego de petrificarme para así crear toda una experiencia de enojo e incomodidad física de ello, para así entonces suprimir mi deseo de acariciar a un perro a través de un personaje paranoico, en total desconsideración de que el punto a corregir es el punto de partida.

En el momento y cuando me veo sintiendo una presión en el área de mi pecho – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no considero y de hecho abuso de mi cuerpo físico humano al buscar crear una experiencia por petrificarme, y asimismo que dentro de ello no considero que mi responsabilidad yace en buscar acariciar a un perro bajo un deseo en vez de una consideración práctica en y como el momento, en términos de evaluar cuál es la situación y circunstancia.

Me comprometo a mi mismo a simplemente respirar en vez de crear una experiencia si me veo petrificándome o yendo a tal experiencia, y asimismo a evaluar prácticamente a un perro, en términos de que si le hablo y no me mira, simplemente es la indicación de que simplemente no hay necesidad de acariciarlo, y por ende asegurándome que estoy aquí al hacerlo y no en el deseo de acariciarlo para ser feliz.

– aumento del latido del corazón

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido manifestar un aumento en el latido de mi corazón cuando me petrifico i un perro se acerca ladrándome para así causarme incomodidad e incertidumbre físicamente, como literalmente llevándome a un estado de presión física para así de acuerdo a ello entonces provocarme ira, y así, en tal ira, poder ignorar mi miedo a que el perro me muerda de hecho, y de esa manera entonces buscando también el reflejar mi miedo en el perro, en términos de golpearlo.

En el momento y cuando me veo con el latido de corazón más rápido cuando un perro se acerca ladrándome – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que de que no considero la estabilidad en y como el respiro, y asimismo que no considero al perro como uno e igual como uno mismo, en términos de que abuso en nombre del miedo y petrificación, es miedo en si mismo.

Me comprometo a mi mismo a traerme de vuelta al respiro y simplemente evaluar si es apropiado simplemente seguir caminando, y asimismo asegurándome que permanezco aquí en vez de ir a la ilusión de la petrificación.

– todo mi cuerpo tiembla

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido hacer que todo mi cuerpo tiemble al participar constantemente en pensamientos luego de petrificarme, para así entonces deliberadamente participar en mi mente creando toda una paranoia con los perros para no acariciarlos desde el punto de partida de miedo.

En el omento y cuando me veo temblando luego de petrificarme – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que definitivamente no considero que estoy respirando aquí, y que el acariciar a un perro es totalmente físico, y que el el desear acariciarlos es de hecho el punto a corregir, ya que en ello no considero lo físico sino que meramente iría tras una experiencia de felicidad por acariciar a un perro.

Me comprometo a mi mismo a asegurarme que permanezco en y como el respiro incondicionalmente si me veo experimentando una dimensión física de este personaje paranoico, y asimismo a asegurarme de que de hecho corrijo el problema, en términos de levantarme en y como el respiro antes y al acariciar a un perro, interactuando físicamente al tomar en consideración la situación y el comportamiento físico del perro, y entonces simplemente evaluando en y como el momento si acariciar o seguir caminando.

– le pongo cara de pena al perro para que no me muerda, así como ‘oh pobre juan te tiene miedo’

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido mostrar una cara de pena al perro para que no me muerda, y así entonces deliberadamente victimizarme por ello a través de dar por sentado que soy una buena persona por querer acariciar a un perro, y así entonces intentando controlar al perro, para que no me muerda, a través de chantaje emocional.

En el momento y cuando me veo mostrando cara de pena a un perro para que no me muerda – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no considero cómo es que se generaría tal posibilidad de que me muerda, lo cual claramente es al DESEAR acariciar a un perro sin medir las consecuencias = la realidad física, y asimismo que ignoro totalmente que no soy ni bueno ni malo por querer acariciar a un perro, sino que simplemente si me dejo llevar por un deseo, definitivamente tendré que enfrentar la consecuencia, en donde definitivamente tal chantaje emocional no puede funcionar ya que no tengo control sobre el perro ni sobre la realidad, sino que el control reside en mi responsabilidad, y en cómo puedo ser capaz de dirigirme a mi mismo a través de y como el respiro.

Me comprometo a mi mismo a asegurarme que, si deseo acariciar a un perro, me traigo de vuelta al respiro y me ecualizo a y como el perro, interactuando físicamente bajo la consideración y evaluación si está cool acariciarlo, y asimismo asegurándome, si lo acaricio, que estoy aquí en y como el respiro sintiendo físicamente el contacto, y así asegurándome de que no estoy creando una experiencia mental sino que realmente aplicándome físicamente aquí, y así entonces asegurarme que de ninguna manera me dejo llevar por el deseo de acariciar a un perro, sin importar el contexto y situación, simplemente levantándome en y como el respiro.

Ok, en el siguiente Blog caminaré la Dimensión de la Consecuencia de este Personaje Paranoico en relación a los perros.

Disfruten.

via Blogger http://vidaunoeigual.blogspot.com/2012/11/dia-147-el-chantajeemocional-con-perros.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s