Esta es la parte Final de la siguiente serie de Blogs:
Día 149: SI un #Perro te #Ignora es porque eres una #MalaPersona – #TeamLife
Día 150: La #Felicidad es #Ignorancia, y si te ignoran, es #Tristeza – #TeamLife
Día 151: #RT si también te sientes #Triste si un #Perro te #Ignora – #TeamLife
Día 152: La #PobreVíctima que es #Ignorada por un #Perro – #TeamLife #RT
Día 153: #RT si eres #Feliz cuando un #Perro viene y lo #Acaricias – #TeamLife
Día 154: #RT si te #Enojas cuando un #Perro te #Ignora – #TeamLife
Día 155: Un #Perro te dará #RT si tienes el #Deseo de #Acariciarlo – #TeamLife
Día 156: #RT Si sientes #Amor por los #Perros y los #Acaricias – #TeamLife

Ok, estos son puntos que surgieron como backchats al caminar este Personaje de Tristeza en relación a quién soy con los Perros.

– creer que un perro tiene sentimientos

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido creer que un perro tiene sentimientos para justificar mi deseo de acariciarlos como si fuese para hacerlos sentir bien/feliz y así entonces cubrir de mi mismo mi propio deseo de sentirme bien/feliz por ello.

En el momento y cuando me veo creyendo que un perro tiene sentimientos – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que simplemente no hay justificación para ir tras el deseo de una experiencia positiva por acariciar a un perro, y que en ello de hecho no estoy realmente considerando lo físico mi mismo, y así, que de hecho los perros no tienen sentimientos, ya que esa es de hecho mi propia relación con mi mente que debe ser detenida ya que es definitivamente un abuso el sentirme bien por algo considerando sólo una experiencia, en vez de realmente tomar en cuenta el momento de interacción y el perro como uno e igual.

Me comprometo a mi mismo a no aceptar ningún tipo de justificación para crear una experiencia de acariciar a un perro, y así entonces a hacerlo físicamente a través de y como el respiro, en consideración del perro como uno e igual, como lo físico.

– ‘cómo tan imbécil si lo perros no se sienten tristes’

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido juzgarme por creer que los perros tienen sentimientos para así crear toda una victimización y berrinche mental para entonces engañarme a mi mismo y estar en contra de ello, y así entonces para no renunciar realmente a tal creencia deliberadamente tras el juicio, sino que creando una resistencia contra ello y separándome de tal creencia en mi mente para así ignorarla y no corregirla.

En el momento y cuando me veo juzgándome por creer que los perros tienen sentimientos – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que simplemente no soy ni más ni menos por creer eso, sino que simplemente no considero que realmente un perro tiene una relación una e igual a y como lo físico, y que de hecho es esa relación la cual no considero al momento de crear toda una victimización a través de juicios, sin realmente considerar que aquello que resisto, persiste.

Me comprometo a mi mismo a, si me veo participando en la creencia de que los perros tienen sentimientos, traerme de vuelta al respiro y detener mi participación en la mente, y entonces aplicar mi corrección de interactuar físicamente con un perro, ya sea acariciarlo si se acerca, o simplemente seguir mi camino si no me ve/no se acerca.

– no veo qué perdonar en la imaginación

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido no querer ver la dimensión de imaginación de cómo participo mentalmente en cuanto a interacción con perros para así no cambiar y seguir participando en mi mente en ello, y así tener mi experiencia de felicidad por acariciar a un perro, y una experiencia de importancia por tener su atención.

En el momento y cuando me veo no queriendo ver la dimensión de imaginación de cómo participo mentalmente en cuanto a una interacción con perros – me detengo y respiro. Me doy cuenta que realmente no me apoyo a mi mismo a fisicalizarme aquí, y que de hecho en la imaginación misma no considero lo físico mismo que está sucediendo y en movimiento aquí, y que por ende estoy de hecho perdiendo el estar aquí a cambio de tomar mi existencia aquí para crear y participar en la imaginación, así que es hora de detenerse, ya que lo físico es absolutamente real y puede ser realmente disfrutado físicamente en unicidad e igualdad.

Me comprometo a mi mismo a traerme de vuelta al respiro si me veo yendo a mi imaginación al interactuar con perros, y simplemente ver el punto en honestidad con uno mismo de cómo es que intento crear una historia en mi mente para crear una experiencia de ello, y entonces asegurándome que estoy aquí respirando y disfrutando físicamente de acariciar a un perro, simplemente no aceptando a mi mismo ningún tipo de participación en la mente.

Disfruten.

via Blogger http://vidaunoeigual.blogspot.com/2012/11/dia-157-la-decision-de-cambiar-y.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s