Día 205: La #Condena del #Pecado es más #Miedo – #TeamLife #RT

Publicado: enero 3, 2013 en Uncategorized
Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Este Blog es una Continuación de:
Día 198: La #Prevención de una #Personalidad es la mejor #Cura – #TeamLife #RT
Día 199: El #Pecado y la #Religión de la #Moralidad – #TeamLife #RT
Día 200: En el #Infierno el #PecadoCapital es el #Miedo – #TeamLife #RT
Día 201: El #PecadoCapital y el #Mensaje de #Jesús – #TeamLife #RT
Día 202: Los #Mandamientos para #Escapar del #Miedo – #TeamLife #RT
Día 203: ¿Es el #Atrevimiento la #Superación de la #Vergüenza? – #TeamLife #RT
Día 204: Abraza tu #Oscuridad y corrige tu #Condena – #TeamLife #RT

"La Prevención es la Mejor Cura" – Bernard Poolman

Dimensión de Backchat – parte 2:
– ‘si me descubren estaré en problemas’

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido creer que si me descubren haciendo algo malo estaré en problemas, al estar frente a hacerlo, para poder generar adrenalina de ello y de esa manera hacer ese algo malo a través de adrenalina y todo el conflicto interno generado adicionalmente, para así crear toda una personalidad de ello y derivar finalmente una experiencia de satisfacción como la supresión de todo el conflicto interno.

En el momento y cuando me veo creyendo que si me descubren haciendo algo malo estaré en problemas, al estar frente a hacerlo – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no considero que primeramente es irrelevante si es algo malo o bueno, sino que lo relevante es si realmente es aquello que es mejor para todos, lo cual requiere de mi participación directa aquí para determinar por mi mismo si es o no lo que es mejor para todos, y además, en caso de que si sea lo mejor para todos, entonces considerar el diseño de moralidad de ello y ver si  puedo prevenir un conflicto innecesario, considerando como igual y uno a quien pueda reaccionar al verme haciendo eso – es decir, en esencia el ver además dentro de ello qué es mejor para todos.

Me comprometo a mi mismo traerme de vuelta al respiro si me veo frente a hacer algo que me hace reaccionar, y de acuerdo a ello evaluar si tengo un diseño de moralidad respecto a ello, y entonces, en caso de identificarlo, ver directamente cuál es mi punto de partida para esconderme tras la moralidad, aplicar perdón a uno mismo, y de tal perdón a uno mismo ver qué es lo que es mejor para todos, y entonces de acuerdo a ello tomar la decisión de hacerlo o no en el momento, y luego al tener la oportunidad, anotar la experiencia y creencias para así caminarlo y apoyarme a mi mismo a asegurarme que detengo completamente la moralidad dentro de mi como programa.

– ‘oh!’ como sorpresivo al imaginarme a mi mismo siendo descubierto

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido creer que me descubrirán al estar frente a hacer algo malo para así hacerlo a través de fricción interna y de esa manera poder generar toda una personalidad de ello donde pueda experimentar satisfacción y asimismo crear una adicción y fuente de energía positiva.

En el momento y cuando me veo creyendo que me descubrirán al estar frente a hacer algo malo – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que yo mismo creo tanto la experiencia positiva como la negativa, y por ende al considerar el hacer algo de acuerdo a experiencias, no estoy realmente viendo directamente frente a qué estoy, lo cual tiene consecuencias, es decir, la consecuencia de hacer algo en ignorancia, es de hecho la ignorancia de la consecuencia, y por ende, ahora ya puedo ver esto y así que no hay excusas, es mejor para todos el ver consecuencias ya que de ello puedo apoyarme a vivir prácticamente y en consideración de la igualdad como la vida.

Me comprometo a mi mismo a detenerme y respirar en cada punto en el cual me vea reaccionando, y dentro de tal detenimiento evaluar inmediatamente la reacción en perspectiva de moralidad, y de acuerdo a ello ver las consecuencias de aquello que esté frente a hacer, y así asegurarme que me apoyo a mi mismo a tomar una decisión que sea mejor para todos basada en la prevención de una consecuencia que no es mejor para todos.

– Sonido de un látigo al imaginarme a mi mismo siendo golpeado por mis padres

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido creer que mis padres me golpearán por hacer algo malo al estar frente a hacerlo y así poder crear miedo a que me golpeen como conflicto interno dentro de esta personalidad de pecador, y así puedo crear toda una tentación moral de aquello a lo cual esté frente a hacer, y eventualmente derivar una personalidad de satisfacción por hacerlo.

En el momento y cuando me veo creyendo que mis padres me golpearán por hacer algo malo al estar frente a hacerlo – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que al crear una realidad alterna sobre aquello que estoy frente a hacer, realmente no estoy aquí aplicándome según que hay aquí, lo cual es la muestra de cómo es que la moralidad existe en total separación, por ende, si acepto y permito la moralidad en vez de ver directamente, estoy de hecho abusando lo físico y la vida, y simplemente creando experiencias basadas en el interés personal para YO sentirme BIEN en total separación de aquello que es mejor para todos.

Me comprometo a mi mismo a detenerme al verme frente a la moralidad en algún punto, es decir, cuando me vea resistiendo o deseando hacer algo, y trazar entonces el diseño de moralidad dentro de ello, si lo hay, y entonces ver en honestidad como uno mismo de qué me escondo con ello, y de acuerdo a tal evaluación en honestidad como uno mismo y asimismo la evaluación de frente a qué estoy y cuál es la consecuencia de ello, tomar una decisión viendo por mi mismo si es mejor para todos.

– ‘no vuelvas a hacer eso entendiste?!’

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido justificar el hacer algo malo al estar frente a hacerlo a través del pensamiento ‘no vuelvas a hacer eso, entendiste?!’, literalmente dando por sentado que haré ese algo malo, para de esa manera de hecho generar culpa por adelantado ya que a través de tal culpa no tendría que tomar responsabilidad por mi propia creación de una tentación a través de conflicto interno, y asimismo para apoyar tal conflicto interno de hecho.

En el momento y cuando me veo justificando el hacer algo malo al estar frente a hacerlo – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que nada ni nadie es responsable de mis decisiones sino yo mismo, y que por ende al estar creando toda una defensa y realidad alterna en mi mente, no estoy ni siquiera considerándome a mi mismo, sino que sólo el justificarme y participar en mi narrativa de personajes creando experiencias, en donde definitivamente puedo realmente disfrutarme a mi mismo si me doy la oportunidad de en vez de considerar experiencias y moralidad, ver directamente aquello frente a lo cual esté, y de esa manera ver por mi mismo qué es mejor para todos y así vivir prácticamente, es decir, no tiene sentido, actualmente hacemos del vivir un conflicto interno, nuestra adicción es totalmente parasítica, porque consumimos el disfrute que podemos tener al vivir prácticamente considerando la vida en igualdad.

Me comprometo a mi mismo a traerme de vuelta al respiro si me veo viendo algo a través de los ojos de moralidad, y entonces simplemente detener mi participación y colocar una bandera roja en ello para así, una vez me vea a mi mismo estable, pueda caminar mis compromisos correctivos en relación a ello y entonces tomar una decisión de acuerdo a qué es mejor para todos, considerando mi punto de partida, consecuencia, y contenido de aquello que esté frente a hacer o enfrentar.

– Las risas de una multitud

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido creer que los demás se reirán de mi por hacer algo malo al estar frente a hacerlo, para así generarme vergüenza como conflicto interno y de esa manera victimizarme a mi mismo para entonces no tomar responsabilidad y asimismo poder acumular conflicto interno como la plataforma a una nueva personalidad en donde pueda experimentar satisfacción por hacer algo malo.

En el momento y cuando me veo creyendo que los demás se reirán de mi por hacer algo malo al estar frente a hacerlo – me detengo y respiro. Me doy cuenta que lo relevante no es lo que otros digan de lo que haga o no, ya que así es de hecho cómo funciona la moralidad, a través de opiniones e ideas, y entonces, el punto es de hecho comenzar por mi mismo a ver si aquello frente a lo cual esté es o no mejor para todos, y dentro de ello, en relación a lo que digan los demás, puedo ver si realmente es una perspectiva u opinión, y de acuerdo a ello entonces apoyarme a mi mismo a ver más clara la decisión de hacer o no hacer algo en base a qué es mejor para todos.

Me comprometo a mi mismo a poner banderas rojas en puntos donde obtenga feedback de otras personas, y dentro de ello, asegurarme de escuchar estable lo que dicen, y de acuerdo a ello aplicar mi corrección en cuanto a la moralidad, y entonces considerar también el feedback de personas como punto a considerar en mi decisión, para así realmente apoyarme a mi mismo a ver qué es mejor para todos.

– ‘qué vergüenza!’

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido juzgar como una vergüenza algo al estar frente a hacerlo, para así de tal juicio generar adrenalina y de esa manera acumular más y más conflicto interno para usarlo como plataforma a una personalidad de satisfacción-adictiva por hacer aquello que juzgo.

En el momento y cuando me veo juzgando como una vergüenza algo al estar frente a hacerlo – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que simplemente aquello que estoy frente a hacer es aquello que estoy frente a hacer, y no tiene sentido definirlo a través de creencias morales, ya que no hay dentro de ello una consideración real y factible de qué es realmente aquello a lo cual esté frente a hacer, y por ende yo mismo no estaría considerando frente a qué estoy al momento de dejarme llevar por la moralidad, y entonces, definitivamente es uno mismo quien decide si ver a través de los ojos morales de la mente, o ver directamente con ojos físicos, sentido común, y honestidad como uno mismo.

Me comprometo a mi mismo a al enfrentar un punto en donde me vea viendo a través de los ojos de la moralidad, crear un punto de sentido común, a través de traerme de vuelta al respiro y ver frente a qué estoy, cuál es mi punto de partida, cuál es la consecuencia, y qué feedback he recibido de acuerdo a ello, y entonces caminar el punto a través de escritura y perdón a uno mismo, para así asegurarme que la solución y corrección sea de hecho lo que es mejor para todos.

En el siguiente Post caminaré las Dimensiones de Reacción y Consecuencia de este personaje pecador.

Gracias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s